##plugins.themes.bootstrap3.article.main##

Roberto Meisel Laner

Resumen

La historia no revela causas solo ofrece la sucesión de acontecimientos (Tolstoi, 1869) La Revista Justicia, órgano de difusión del Programa de Derecho de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales, se encuentra comprometida con esta edición en tratar de ofrecer una visión de la paz y sus consecuencias en el marco del acuerdo final suscrito en La Habana el año próximo pasado, y eso es relevante porque a pesar de los mares de tintas que se han vertido sobre la temática, parece existir en el ambiente nacional un desconocimiento grosero de lo que verdaderamente significa ese evento para el futuro de la nación. En Guerra y Paz su autor quiso mostrar que efectivamente las autoridades y el pueblo se engañaban mutuamente al conjeturar que solo bastaban las buenas intenciones plasmadas en actos y decisiones oficiales para encauzar el destino
de la patria, pero eso no ha sido de esa forma, en contexto tales acciones han sido meras morisquetas cuyos gestos se precipitaban a la nada y sin un valor práctico en la realidad cotidiana. El individuo, y eso no solamente lo dijo Tolstoi (1869) sino de una manera diversa ha sido expresado por tantos novelistas y autores sociales, desconoce el rol que ha jugado en la vida local, regional y nacional, pues nunca ha conocido su significado y su presencia y al juntarse estos sujetos y estructurar una masa, poco a poco va cayendo en la inercia que socava cualquier buena intención acerca de una medida, de un plan o de un acuerdo. Para el caso de Colombia, el país de las leyes, la gente ha presumido y creo que también un sector del gobierno nacional que bastaba firmar la paz y presentar la bitácora a seguir de la mano con los instrumentos jurídicos pertinentes para que esa situación paulatinamente se fuera consolidando, lo que ha conducido al posconflicto por extraños vericuetos que podrían poner en peligro no solo su viabilidad sino la estructura misma de la paz. Y eso, ¿por qué ha sucedido? Porque simplemente los motores del cambio histórico que la sociedad reclama, no se han encendido totalmente y uno solo se halla apenas en fase de ajustes, y
frente a esa contingencia el andamiaje político puede fallar.


Palabras clave: Editorial

##plugins.themes.bootstrap3.article.details##

Sección
EDITORIAL