ARTÍCULO DE
INVESTIGACIÓN
Copyright © 2018
by Psicogente
ISSN 0124-0137
EISSN 2027-212X
277
Recibido: 03-04-17
Aceptado: 17-08-17
Publicado: 01-07-18
Correspondencia de
autores:
forjanrocio@gmail.com
gmorelato@mendoza-conicet.
gov.ar
Cómo citar este arculo (APA):
Forján, R. & Morelao, G. (2018). Estudio comparavo de factores de resiliencia en docentes de contextos socialmente vulnerables. Psicogente 21(40),
277-296. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
Estudio comparavo de factores de resiliencia en docentes
de contextos socialmente vulnerables
Comparave study related to resilience factors generated on
teachers who work in vulnerable contexts
Rocío Forján
Universidad del Aconcagua, Mendoza, Argenna
Gabriela Morelao
Instuto de Ciencias Humanas, Sociales y Ambientales (INCIHUSA)
Resumen
Objevo: Analizar y comparar factores de resiliencia en docentes de nivel primario de la provincia de
Mendoza, Argenna, quienes se desempeñaban en contextos con caracteríscas de vulnerabilidad social y
sin ella. A parr de los aportes teóricos de Henderson y Milstein, se consideraron las variables: parcipación
signicava, conducta prosocial, autoesma-aprendizaje y percepción de apoyo.
Método: Se realizó un estudio mixto, descripvo-comparavo, con diseño no experimental, y transversal.
La muestra contó con 66 docentes, de los cuales 34 trabajaban en contextos socialmente vulnerables, y 32
en contextos sin vulnerabilidad. Los instrumentos ulizados fueron: la Escala de Resiliencia Docente y una
Entrevista ad hoc.
Resultados: Indicaron diferencias signicavas en el factor conducta prosocial, presentando puntajes más
altos los docentes de contextos vulnerables, y una tendencia a la signicación en los factores percepción de
apoyo y parcipación signicava, a favor del mismo grupo. Esto señala la importancia del apoyo mutuo, el
trabajo en equipo y el respaldo instucional como factores protectores.
Conclusiones: Las caracteríscas adversas del contexto pueden generar riesgos y dicultades en el
quehacer; simultáneamente, funcionan como potenciadoras de procesos de resiliencia.
Palabras clave: resiliencia, vulnerabilidad social, docencia, factores protectores, factores de riesgo.
Abstract
Objecve: This paper aims to analyze and compare factors of resilience in primary level teachers who
perform in context with and without social vulnerability features, from Provincia de Mendoza, Argenna.
This study is based on theorecal contribuons of Henderson and Milstein, the variables considered were
as follows: meaningful involvement, pro-social behavior, self-steem, learning and support percepon.
Method: This study was conducted based on a quantave, descripve and comparave method, and
non-experimental and transverse design. 66 teachers were sampled, as follow: 34 of them were working
in socially vulnerable contexts and 32 teachers were working on contexts without vulnerability. Teacher
Resilience Scale and a Semi-structured Interview were used as instruments.
Result: Signicant dierences in pro-social behavior factors were evident, where teachers in vulnerable
contexts show higher scores and a trend towards signicance on perceived support and meaningful parci-
paon factor, in favor of their own group. These results show the importance of mutual support, teamwork
and instuonal support as protecve factors.
Conclusions: The adverse context features can generate risks and dicules on teachers’ daily work simul-
taneously; these features funcon as enhancing resilience processes.
Key words: resilience; social vulnerability; teaching, protecve factors, risk factors
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
278
Rocío Forján - Gabriela Morelao
1. INTRODUCCIÓN
Este trabajo se sustenta en estudios previos que examinaron factores de
resiliencia en niños y familias en circunstancias de riesgo (Morelato, 2011a;
2011b, 2014; Pinto Cortez, 2014). También se basa en trabajos preliminares
enfocados en la evaluación de aspectos cognivos, emocionales y socio-fa-
miliares en niños y familias de contextos socialmente vulnerables (Greco,
Morelato e Ison, 2007; Ison, Morelato, Carrada, Espósito, Greco, Maddio
y Korzeniowski, 2007; Korzeniowski, 2011; Canto, Morelato y Greco, 2013;
Escarbajal-Frutos, Izquierdo-Rus y López-Marnez, 2014).
La vulnerabilidad social es una condición que se asocia a factores que
generan indefensión y debilitamiento de las potencialidades y capacidades
en algunos grupos sociales. De este modo, siguiendo a Golovanevsky (2007a;
2007b), se la enende como el resultado de una relación dinámica entre los
recursos que facilitan el desempeño del individuo en la sociedad y los reque-
rimientos de las estructuras de acceso al bienestar brindado por el mercado,
el Estado y la comunidad. Si bien se sabe que las condiciones de vulnera-
bilidad social impactan negavamente el desarrollo infanl en casi todas
las áreas (Ison, 2004; Colombo y Lipina, 2005; Colombo, 2007; McClelland,
Cameron, Connor, McDonald, Carrie, Jewkes & Morrison, 2007; Segren,
Lipina y Colombo, 2007; Lacunza, Castro-Solano y Conni, 2009; Rosemberg
y Stein, 2009; Valdés Arriagada y Spencer Contreras, 2011; Marzoneo,
2015), en años recientes se ha desarrollado una nueva forma de estudiar las
problemácas de riesgo, basada en el abordaje de los recursos individuales
y del entorno. Esta perspecva no se opone al modelo de riesgo, sino que lo
complementa y lo enriquece (Munist, Santos y Kotliarenco, 1998; Herscovici
Raush, 2011; Ríos y Andes, 2016). Además, esta línea pertenece al enfoque
salugénico, el cual propone estudiar los comportamientos humanos focali-
zando los recursos y no los décits (Keyes, Shmotkin y Ry, 2002 citados en
Greco, Morelato e Ison, 2007; Mariñelarena-Dondena, 2016)-, Justamente el
estudio de la resiliencia pertenece a esta perspecva.
Los trabajos recientes sobre la resiliencia ya no proponen considerarla como
un factor individual ni de personalidad, sino como un engranaje relacional
y ecosistémico, que permite encontrar oportunidades para evitar el estan-
camiento o deterioro (Gómez y Kotliarenco, 2010; Bravo y Lopez, 2015). En
este engranaje, se incluyen múlples factores individuales y contextuales,
los cuales pueden ser tanto protectores como de riesgo. De esta forma, la
resiliencia es vista como un proceso dinámico, que depende de factores
internos (personales) y externos (contextuales), tanto de riesgo como protec-
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
279
Rocío Forján - Gabriela Morelao
tores. Ambos factores interactúan entre para generar un mecanismo que
posibilita la connuación del desarrollo de algunos aspectos a pesar de las
circunstancias, lo que se enende como una adaptación posiva (Morelato,
2011a; 2014)
Por otra parte, el contexto escolar, aun a pesar de las dicultades relacionadas
con aspectos de presupuesto y polícas educavas en América Lana, sigue
siendo un organismo protector. Esto se debe a que la escuela no solamente
cumple funciones educavas sino también de socialización y formación
de valores humanos, entre otras cosas. Sin embargo, actualmente muchas
escuelas estatales que reciben población de entornos vulnerables atraviesan
una gran diversidad de problemácas sociales que se han ido agudizando.
Por lo tanto, sus educadores deben sortear una gran candad de dicultades,
que los lleva a poner en marcha una serie de recursos personales y contex-
tuales frente a diversas situaciones de riesgo codianas. De este modo, como
plantea Cyrulnik (2009), el docente puede converrse en un guía o tutor de
resiliencia. Sin embargo, esto solo puede darse si él mismo ha desarrollado
a su vez mecanismos de resiliencia, ya que ello inuye de modo importante
en el fortalecimiento de las habilidades de los estudiantes (Aguaded Gómez
y Almeida Pires Cavaco, 2016; Henderson y Milstein, 2003; Pérez, García, Gil
y Caballer, 2010).
En este sendo, estudios previos indican que la resiliencia en docentes es un
proceso individual, relacional y colecvo. Y más en concreto, una capacidad
latente, dinámica y sujeta a uctuación, donde los factores internos y externos
se vinculan con la capacidad de proponerse desaos, tener vocación, bienes
personales y relaciones con los estudiantes, los padres, los colegas y la
escuela. Estos autores también señalan que los maestros que se esfuerzan
por enseñar al máximo en estas circunstancias, requieren de resiliencia
emocional, la cual implica ser capaz de manejar los desaos para lograr el
éxito, es decir, que el individuo progrese más allá del uso de estrategias de
afrontamiento.
En Perú, Guerra (2010) indagó especialmente los factores de resiliencia en
docentes de su país y concluyó que existen diferencias signicavas en los
niveles de resiliencia entre los docentes de nivel inicial, primaria y secun-
daria, alcanzando los primeros mayores puntajes y los de primaria, menor
resiliencia. Tal hallazgo arroja un interrogante sobre lo que ocurre en este
sector de docentes.
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
280
Rocío Forján - Gabriela Morelao
Por otra parte, en Argenna existen muy pocos trabajos en esta temáca
para corroborar y comparar, aunque sea de modo preliminar, cuáles son los
aspectos que ejercen mayor inuencia en el desarrollo de la resiliencia en
los maestros. Esto permiría tener un panorama más actualizado de lo que
ocurre en este país, a n de analizar y contrastar con lo que sucede en toda
Lanoamérica y en otros países respecto a la resiliencia de docentes en el
ámbito educavo.
Por todo lo planteado, nuestro objevo general fue analizar y comparar
factores asociados a la resiliencia en una muestra de docentes de nivel
primario de la provincia de Mendoza de dos entornos sociales diferentes.
Los objevos especícos fueron: describir factores de resiliencia en docentes
que desempeñan su labor en contextos socialmente vulnerables; explorar los
mismos factores en docentes que trabajan en contextos sin estas caracterís-
cas y, nalmente, comparar las diferencias entre los grupos previamente
mencionados.
2. MÉTODO
2.1 Diseño
Se trató de un estudio mixto con prevalencia del enfoque cuantavo, con
alcance descripvo y de po comparavo, para lo cual se ulizó un diseño de
po no experimental, transversal (Hernández Sampieri, Fernández Collado,
Bapsta Lucio, 2010).
2.2 Parcipantes
La muestra seleccionada fue de po no probabilísca y de carácter inten-
cional (Hernández Sampieri, et al., 2010). Debido a esto, las conclusiones de
este trabajo solo pueden ser generalizadas a poblaciones que cuenten con
caracteríscas similares a las de los casos invesgados.
Se trabajó con 66 docentes, de los cuales 34 trabajan en dos establecimientos
educavos de la provincia, pertenecientes a contextos socialmente vulne-
rables, según el criterio de la Dirección General de Escuelas (DGE, 2017), y
con los que se integró un primer grupo. Las mismas reciben población de
barrios periféricos caracterizados por factores como precariedad laboral
y dicultades en al acceso a recursos económicos, sociales, de salud y
educación. El otro grupo, constuido por 32 docentes, desempeña su labor
en contextos sin esta caracterísca y recibe población de un nivel socioeco-
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
281
Rocío Forján - Gabriela Morelao
nómico medio y medio-bajo, pero con ninguna o menores dicultades en
el acceso al trabajo, la salud, educación, redes sociales y oportunidades de
desarrollo. La muestra contó con 8 parcipantes de sexo masculino (12 %)
y 58 (88 %) de sexo femenino, con edades que oscilaban entre los 28 y 58
años (M=41.79 D=7.282) y un predominio del rango de edad entre los 40 y 49
años (47 %). De la totalidad de los parcipantes (N=66) el 51.5 % trabajan en
contextos socialmente vulnerables y 48.5 % en contextos sin vulnerabilidad.
A su vez, trabajan entre 11 y 20 horas semanales (36.4 %) y presentan una
angüedad laboral de entre 11 y 20 años (Tabla 1). La distribución según sexo
y contexto puede observarse en la Tabla 2.
2.3 Instrumentos
Se ulizaron dos instrumentos: la Escala de Resiliencia Docente (E.R.D.) y una
entrevista semiestructurada.
2.3.1 Escala de resiliencia docente (E.R.D) (Guerra, 2013)
Este instrumento cuenta con 69 reacvos, con cinco alternavas de respuesta
posibles, donde 5 corresponde a “totalmente de acuerdo” y 1 a “totalmente
en desacuerdo”. El mismo fue seleccionado por ser un instrumento relevante
y congruente con la concepción de resiliencia adoptada. Según los estudios
realizados por su autor, los resultados alcanzados en el análisis factorial
exploratorio a través del método de los componentes principales y el método
de rotación Oblimin, establecen que la medida de adecuación del muestreo
de Kaiser-Meyer-Olkin alcanzó un valor de .962, que se considera adecuado.
Por otro lado, el test de esfericidad de Bartle presenta un valor que es signi-
cavo (B=22169.096; p<0.000). En este sendo, los resultados del análisis
indican que cuatro factores permiten explicar el 40.43 % de la varianza total.
El primer factor explicó el 19.68 % de la varianza total de los ítems que
corresponden al área de parcipación signicava. El segundo factor explicó
el 11.78 % en el área de conducta prosocial. El tercero, el 4.61 % de autoesma
y aprendizaje; mientras que el cuarto explicó el 4.35 % del área de percepción
y apoyo. Debido a que esta escala no cuenta con estudios de baremación
en Argenna, para nuestra invesgación en un N pequeño, solo se pudo
realizar en la correspondiente adaptación léxica y de contenido. Para esto se
ulizó el criterio de jueces expertos, obteniendo un índice de concordancia
de 0.83 p< 0.001, lo cual también se considera adecuado (Aron y Aron, 2001).
Respecto de la conabilidad de la escala para nuestro estudio se obtuvo un
Alpha de Cronbach de 0.85 para la escala total, mientras que los resultados
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
282
Rocío Forján - Gabriela Morelao
de los factores fueron: Factor 1: 0.849; Factor 2: 0.699; Factor 3: 0.142; Factor
4: 0.765. Siguiendo estos datos, podemos considerar que la escala total es
conable, al igual que los resultados de los factores 1, 2 y 4. En cuanto al
factor 3, el puntaje nos indica una baja conabilidad. Esto sugiere que los
ítems que conforman el factor en nuestra población deberían revisarse
en posteriores estudios. Por otra parte, la escala se basa en los conceptos
teóricos de Henderson y Milstein (2003). De esta manera, los ítems se distri-
buyen en 4 áreas consideradas como factores de resiliencia docente, que se
describen a connuación:
Parcipación signicava (38 ítems): Implica conceder responsabilidad
en la toma de decisiones y la resolución de problemas (Gamboa, 2008
citado por López Hidalgo, 2012). Se relaciona con situaciones como par-
cipar en acvidades cooperavas, intervenir en la elaboración y la modi-
cación de las polícas y las reglas, senrse valorado en el desempeño
de su rol, valorar el aumento de responsabilidad del establecimiento
educavo como medio de asegurar la intervención del docente en la
adopción de decisiones, dedicar su empo y adquirir las habilidades
requeridas para parcipar con ecacia, estar al tanto de lo que sucede
y tomar parte en los éxitos de la escuela. En presencia de este factor, el
docente crea espacios signicavos que facilitan el encuentro y en los que
no hay límites; enende que necesita espacios de los que apropiarse para
desarrollar su protagonismo y sendo de pertenencia (Guerra, 2010).
Conducta prosocial (18 ítems): Es aquella conducta social posiva con
o sin movación altruista. Los docentes resilientes responden más al
contacto con otros seres humanos y generan más respuestas posivas
en las otras personas; además, son acvos, exibles y adaptables. Este
componente incluye cualidades como la de estar listo para responder
a cualquier esmulo, comunicarse con facilidad, demostrar empaa y
afecto, y tener comportamientos prosociales. Concretamente, esta área
mide si el docente busca oportunidades de interactuar con otros, si presta
ayuda y la recibe de otros educadores, si ene sensación de pertenencia
a través de mensajes de valoración y apoyo, o si demuestra conanza en
su propio potencial de excelencia y en el de los demás (Guerra, 2010).
Autoesma y aprendizaje (5 ítems): En virtud de este factor, el docente
maniesta tener una elevada autoesma, promovida por oportunidades
de aprendizaje. La autoesma y el aprendizaje de competencias perso-
nales, especialmente las habilidades vinculadas con la interacción con
los otros, son factores constructores de resiliencia, que en la prácca
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
283
Rocío Forján - Gabriela Morelao
educava se pueden potenciar con estrategias o actuaciones como
poseer una buena opinión del propio desempeño profesional, dedicar el
empo suciente al aprendizaje, entre otros (Guerra, 2010).
Percepción de apoyo (8 ítems): Esta área mide si el docente percibe que
la comunidad respalda sus acvidades, y si se siente apoyado por las
autoridades en el cumplimiento de sus expectavas laborales. El objevo
úlmo de este reconocimiento y valoración ha de ser que los docentes se
conciencen sobre sus potencialidades (Guerra, 2010).
2.3.2 Entrevista semidirigida
Se realizó una entrevista ad hoc (Siquier de Ocampo et al., 1997) con el
objevo de explorar aspectos relacionados con la percepción del docente en
cuanto a la diferencia en cada po de contexto. Este instrumento se imple-
mentó a n de complementar los resultados obtenidos por el cuesonario y
establecer un buen rapport previo. Las preguntas de la entrevista fueron las
siguientes: 1- ¿Trabaja doble turno?; 2- ¿Cuántos años lleva como docente?
¿Cuántos años lleva trabajando en esta escuela?; 3- ¿Ha trabajado en algún
establecimiento que se encuentre en otro contexto social?; 4- En caso
posivo, ¿qué encuentra como diferente o signicavo entre dichos estable-
cimientos? Por su naturaleza, las respuestas 1, 2 y 3, simplemente se cuan-
caron. La pregunta 4 se categorizó tal como se describe en el apartado de
análisis de los resultados.
2.4 Procedimiento
Para llevar a cabo el estudio, en primer lugar, se solicitó autorización de ingreso
a las autoridades de las escuelas presentándoles, para ello, el proyecto de
invesgación y la metodología de trabajo propuesta. Luego de aprobado el
trabajo, se procedió a contactar a los docentes y se obtuvo el consenmiento
informado por escrito de cada uno de ellos. Luego se administró la entrevista
semidirigida y la escala de resiliencia. En úlma instancia, se llevó a cabo el
análisis y discusión de los datos obtenidos.
2.5 Análisis de los datos
El análisis estadísco de los resultados se efectuó ulizando procedimientos
paramétricos y, en concreto, el programa estadísco Stascal Package for
Social Sciences (SPSS), versión 22.0. Tales procedimientos se ejecutaron
debido a que se obtuvieron valores de asimetría y curtosis adecuados en los
4 factores, que permieron su ulización. Los puntajes resultantes oscilaron
entre -1.029 y 1.895 (Aron y Aron, 2001).
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
284
Rocío Forján - Gabriela Morelao
Se realizó un análisis descripvo univariado en términos de distribución de
frecuencias para responder a los objevos 1 y 2 del estudio. Además, se
calcularon 3 rangos en cada factor de la escala para considerar el nivel de
resiliencia de los docentes en cada uno de ellos (bajo, medio y alto). El criterio
para la conformación de rangos fue la ulización de la medida de posición
conocida como cuarles. En este análisis, se ulizó la prueba chi cuadrado.
Por otra parte, se incorporó un análisis bivariado mediante la prueba t de
diferencias entre medias para muestras independientes, a n de responder al
tercer objevo del estudio. Se jó un nivel de signicación equivalente a 0.05.
En el caso de las entrevistas, se realizó un análisis de contenido y luego se
cuancaron los datos en las categorías surgidas. Para el análisis de contenido
se tuvieron en cuenta las fases de análisis, constuidas en primer lugar por
el descubrimiento y, en segundo lugar, por la codicación, categorización y
reestructuración de categorías. El proceso realizado fue el siguiente: a- Se
realizó la fase de descubrimiento a través de la lectura y relectura del corpus
de los datos extraídos de las entrevistas. Posteriormente, estas se recatego-
rizaron y ajustaron a una codicación cuantava; b-Se ulizó el índice de
K (Kappa) de Cohen para evaluar el acuerdo entre jueces con respecto a la
conabilidad de las categorías emergentes. Para tal n se ulizó una grilla de
respuesta po Likert con valores del 1 al 3, donde el valor 1 es considerado
inadecuado, 2 medianamente adecuado y 3 adecuado. Se obtuvo un índice
de concordancia de 0.42 p=0.027, lo cual es considerado moderadamente
aceptable puesto que se juzgan como aceptables valores de k mayores o
iguales a 0.40 (Landis & Koch, 1977, citado en Aron y Aron, 2001).
2.6. Conicto de intereses
La presente invesgación se realizó con la parcipación de docentes de
diferentes establecimientos educavos de la Provincia de Mendoza, quienes,
luego de la evaluación, accedieron a los resultados obtenidos para planicar
acciones futuras dentro de su instución, tales como estrategias grupales y
factores a reforzar, entre otras.
En uno de los casos, la escuela consideró los datos emanados del trabajo para
evidenciar la importancia del apoyo profesional en la instución, obteniendo
como resultado el aporte económico estatal necesario para solventar las
intervenciones
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
285
Rocío Forján - Gabriela Morelao
3. RESULTADOS
Tabla 1.
Variables sociodemográcas de los docentes evaluados. Distribución por frecuencia y
porcentaje
DATOS DESCRIPTIVOS DE LA MUESTRA F %
Contextos
Contextos socialmente vulnerables
34
51.5
Contextos no vulnerables 32 48.5
Sexo
Femenino
58
88
Masculino 8 12
Trabaja doble turno
Contextos socialmente vulnerables
Contextos no vulnerables
25
17
60
40
Horas semanales que
trabaja
01-10 horas
11-20 horas
21-30 horas
31-40 horas
41-50 horas
2
24
17
19
4
3
36.4
25.8
28.8
6
Años como docente
01-10 años
11-20 años
21-30 años
31-40 años
25
28
10
3
37.9
42.4
15.2
4.5
Nota: n=66
En la Tabla 1, se puede observar la distribución por frecuencia y porcentaje de
las variables sociodemográcas de los docentes evaluados, que componen el
total de la muestra.
Tabla 2.
Distribución en términos de frecuencia y porcentaje en los docentes evaluados según
sexo y po de contexto.
SEXO
CONTEXTO
Socialmente Vulnerable No Vulnerable Total
Masculino 11.8 %( 4) 12.5 % (5) 12.1 % (8)
Femenino 88.2 % (30) 87.5 % (28) 87.9 % (58)
Total 100.0 % (34) 100.0 % (32) 100.0 % (9)
La Tabla 2 registra la distribución en términos de frecuencia y porcentaje de
los docentes evaluados según sexo y po de contexto. Se puede observar que
el mayor porcentaje en ambos contextos se concentra en el sexo femenino.
A connuación, se describen los factores de resiliencia en términos de
porcentaje en la escala aplicada a docentes de ambos contextos.
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
286
Rocío Forján - Gabriela Morelao
Gráco 1. Resultados de factor 1, “Parcipación signicava” según contexto
El Gráco 1 evidencia que los docentes de contextos con vulnerabilidad
presentan valores elevados en los rangos alto y medio (41.2 % en cada rango).
En cambio, los docentes de contextos sin vulnerabilidad social presentan un
nivel predominantemente medio en el factor (56.3 %), seguido por el nivel
bajo (34.3 %). La prueba de chi cuadrado señaló que estas diferencias son
signicavas (χ² = 9.03 p < 0.0011 Tau c = -0.360)
Gráco 2. Resultados factor 2, “Conducta Prosocial”, según el contexto
En el Gráco 2 se observa que los docentes de contextos vulnerables presentan
principalmente un nivel medio en el factor de conducta prosocial (55.9 %),
Psicogente, 21(40): pp.277-296. Julio-Diciembre, 2018. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3075
287
Rocío Forján