ARTÍCULO DE
INVESTIGACIÓN
Copyright © 2018
by Psicogente
ISSN 0124-0137
EISSN 2027-212X

Uribe Urzola, A., Ramos Vidal, I., Villamil Benítez, I. & Palacio Sañudo, J. E. (2018). La importancia de las estrategias de afrontamiento en el bienestar
psicológico en una muestra escolarizada de adolescentes. Psicogente 21(40), 440-457. hps://doi.org/10.17081/psico.21.40.3082
440
Recibido: 22-08-17
Aceptado: 11-01-18
Publicado: 01-07-18
Correspondencia de
autores:
alicia.uribe@upb.edu.co
ignacio.ramosv@upb.edu.co
ilse.villamil@upb.edu.co
jpalacio@uninorte.edu.co






Universidad Poncia Bolivariana. Bogotá, Colombia

Universidad Poncia Bolivariana Seccional Montería, Montería, Colombia
Universidad de Sevilla, Sevilla, España.

Universidad Poncia Bolivariana Seccional Montería, Montería, Colombia

Universidad del Norte. Barranquilla, Colombia

Esta invesgación tuvo como propósito idencar la relación entre las estrategias de afronta-
miento y el bienestar psicológico.
 Se empleó un diseño transversal correlacional en una muestra de 104 adolescentes que estudian
en colegios públicos de la ciudad de Montería (Córdoba, Colombia). Se aplicó la Escala de Afrontamiento
para Adolescentes y el cuesonario de Bienestar Psicológico.
 Se idencó una asociación signicava entre las variables de afrontamiento y bienestar
psicológico.
 Los adolescentes que ulizan de forma recurrente estrategias de afrontamiento dirigidas
a la resolución de problemas y a la búsqueda de apoyo social presentan mayores niveles de bienestar
psicológico.
 adolescencia, afrontamiento, apoyo social, bienestar psicológico, colombia.

 This study aimed to idenfy the relaonship between coping strategies and psychological
well-being.
 A cross-correlaon design was used in a sample of 104 adolescents studying in public schools in
the city of Montería (Córdoba, Colombia). The Teen Coping Scale and the Psychological Wellbeing Queson-
naire were applied.
 A signicant associaon between the variables of coping and psychological well-being was
idened.
 Adolescents who use recurrent coping strategies aimed at solving problems and seeking social
support present higher levels of psychological well-being.
 adolescence, coping, social support, psychological well-being, colombia.
Psicogente, 21
441


La adolescencia constuye una etapa críca para el desarrollo maduravo
y es considerada como una transición ecológica de vital importancia para
comprender la adaptación del individuo al medio social (Bronfenbrenner,
2009). La adolescencia es un período clave para comprender el desarrollo en
etapas posteriores del ciclo vital. En la invesgación con población adoles-
cente predominan los estudios centrados en (a) problemas comportamen-
tales (b) la adopción de comportamientos prosociales y disrupvos; (c) en
las relaciones dentro del grupo de iguales y (d) en los efectos de los vínculos
paterno-liales en la salud y en la adaptación psicológica (Steinberg, &
Morris, 2001).
La adolescencia es considerada una etapa en la que se pueden producir
altos niveles de estrés debido al desempeño de nuevos roles psicosociales,
a la toma de decisiones acerca del proyecto de vida y al enfrentamiento de
los acontecimientos vitales tales como los cambios sicos, interpersonales,
afecvos y cognivos que vive el adolescente (Jessor, 1991; Wray-Lake,
Syvertsen & Flanagan, 2016). Al mismo empo durante la adolescencia el
grupo de iguales ende a suplantar de forma progresiva al círculo familiar
como contexto primario de socialización, situación que en ocasiones puede
llegar a producir un alto nivel de estrés en los adolescentes (Ramos-Vidal,
2016). En este sendo la evidencia empírica pone de relieve que el empleo
de estrategias de afrontamiento pernentes contribuye a migar los efectos
negavos asociados al estrés que producen las nuevas demandas que
deben enfrentar los jóvenes en esta etapa (Olsson, McGee, Nada-Raja, &
Williams, 2013; Cheng, Lau & Chan, 2014). Estas demandas requieren que
los adolescentes pongan en prácca estrategias de afrontamiento, es decir,
que desplieguen comportamientos orientados a dar respuesta a las nuevas
demandas que provienen tanto del propio proceso evoluvo, como del
contexto social inmediato en el que el adolescente se desarrolla.
Al hablar de situaciones estresantes en la adolescencia Salo (2006) dice
que se deben tener en cuenta dos factores fundamentales: (i) Los aconteci-
mientos vitales (cambios sicos, interpersonales, afecvos y cognivos) que
se pueden idencar como estresores; y (ii) Las caracteríscas psicológicas
(cognivas, afecvas y comportamentales) que denen la adolescencia como
tal, y que constuyen las variables individuales que determinan la valoración
que el sujeto hace de los acontecimientos.
Psicogente, 21
442

Las situaciones que viven, sean producto de la transición hacia una nueva
etapa vital, o situaciones inesperadas producto de eventos psicosociales,
exigen a los adolescentes desarrollar gran parte del repertorio y estrategias
con las que enfrentarán las diversas experiencias de la vida adulta. En la inves-
gación realizada por Palacio y Romero (2009), los invesgadores retoman
una denición de los eslos de afrontamiento propuesta inicialmente por
Lázarus y Folkman (1986) deniéndolos como las acciones y pensamientos
que realiza el individuo para responder las exigencias tanto internas como
externas. Por su parte González, Montoya, Casullo y Verdú (2002), consideran
que la implementación de estrategias de afrontamiento en los adolescentes
los prepara para tolerar, evitar o disminuir las consecuencias producidas por
un evento estresante. En sendo inverso, las invesgaciones señalan que
la incapacidad para enfrentar los problemas mencionados es probable que
conduzca a los adolescentes a experimentar malestar a través de síntomas
psicosomácos que de acuerdo a la literatura estarían también asociados
a una tendencia pesimista de la vida (Marnez, Reyes, García & González,
2006).
Los adolescentes, a través de las experiencias aprenden o desarrollan ciertas
estrategias que poco a poco se van constuyendo en un eslo parcular de
afrontamiento, el cual a su vez, determinará el po de estrategias que deben
ulizar en una situación especíca. Cassareo, Chau, Oblitas y Valdez (2003)
señalan que el eslo de afrontamiento puede ser entendido entonces como
el conjunto de esfuerzos cognivos y conductuales orientados a manejar
(reducir, minimizar, dominar o tolerar) las demandas internas y externas de
una determinada situación estresante” (p.369).
Otros autores sosenen (Compas, Mallaren & Fondacaro, 1988; Frydemberg
& Lewis, 1997), que las estrategias pueden ser agrupadas de manera tal que
conforman tres eslos de afrontamiento que representan aspectos funcio-
nales (es decir aquellos que permiten superar de modo sasfactorio una
situación potencialmente estresante), y aspectos disfuncionales (es decir,
aquellas estrategias que pueden generar efectos negavos en la persona que
pone en prácca dicha estrategia). Estas estrategias pueden sintezarse en
tres eslos: (a) eslos dirigidos a solucionar el problema de forma individual;
(b) eslos de afrontamiento basados en la búsqueda de apoyo para hacer
frente a la demanda que requiere el afrontamiento y (c) eslos improduc-
vos que no suelen producir efectos posivos en el bienestar psicosocial de
los adolescentes. El primer eslo consiste en trabajar de forma autónoma
para resolver la situación problemáca, manteniéndose opmista y relajado
Psicogente, 21
443

durante el proceso. Abarca las siguientes estrategias: concentrarse en
resolver el problema, esforzarse y tener éxito, jarse en lo posivo, diver-
siones relajantes y distracción sica. El segundo eslo consiste en acercarse
a otros para obtener apoyo social y abarca las siguientes estrategias: apoyo
social, amigos ínmos, buscar pertenencia, acción social, apoyo espiritual
y buscar apoyo profesional. Finalmente el eslo improducvo: se trata de
una combinación de estrategias improducvas de evitación que muestra
una incapacidad empírica para afrontar los problemas. Abarca las siguientes
estrategias: preocuparse, hacerse ilusiones, no afrontamiento, reducción de
tensión, ignorar el problema, auto-inculparse y reservarlo para sí.
El éxito o el fracaso al ulizar las estrategias de afrontamiento no implican
necesariamente que existan unas estrategias mejores ni peores en mismas.
Su efecvidad se debe evaluar atendiendo a las posibilidades del entorno,
los nes que se persiguen con determinada conducta, el momento vital del
joven, entre otros factores asociados (Compas, Connor-Smith, Saltzman,
Thomsen & Wadsworth, 2001). Invesgaciones acerca de la inuencia del
afrontamiento sobre la adaptación, como la descrita por Salo (2006)
revelan que las estrategias acvas y orientadas hacia el problema moderan la
inuencia adversa de los sucesos de vida negavos sobre el funcionamiento
psicológico. En una línea similar, Frydemberg y Lewis (1997) conrman a
través de sus invesgaciones, que las estrategias de afrontamiento pueden
repercur directamente sobre el estado de bienestar psicológico del sujeto.
En un estudio reciente centrado en población adolescente de origen italiano,
Cicognani (2011) muestra que el binomio conformado por (a) la disposición
de fuentes de apoyo social y (b) el manejo efecvo de técnicas de afronta-
miento pernentes, determinan niveles ópmos de bienestar psicosocial en
la población estudiada.
El bienestar psicológico es especialmente importante en la adolescencia,
por tratarse de un período en el que se producen sustanciales transfor-
maciones en la personalidad, al mismo empo que se dene la idendad
personal (y social) y se empieza a vislumbrar el proyecto de vida (Castro &
Sánchez, 2000; Casullo & Fernández, 2001). Figueroa, Conni, Lacunza, Levín
y Estévez (2005), en su invesgación acerca de estrategias de afrontamiento
y bienestar psicológico en población adolescente de bajo estrato socioeco-
nómico y retomando la postura de Diener, Suh, & Oishi (1997), aseveran que
durante muchos años se relacionó el término bienestar con aspectos especí-
cos como la apariencia sica y la inteligencia. Así mismo, Lawton (1972)
plantea que el bienestar es visto como una valoración cogniva, como la
Psicogente, 21
444

evaluación de la congruencia entre las metas deseadas y las obtenidas en la
vida.
Sin embargo, múlples teóricos han armado que este término es mucho
más complejo, ya que intervienen variables tanto a nivel individual como
subjevo. En este sendo, Ballesteros, Medina y Caicedo (2006, p.154),
proponen una mirada disnta al bienestar psicológico, deniéndolo como
el esfuerzo por perfeccionarse y la realización del propio potencial. Así
conceptualizado, el bienestar psicológico estaría estrechamente relacionado
con tener un propósito en la vida, con un esfuerzo por afrontar las dicul-
tades que se presenten y por conseguir las metas propuestas, mientras que el
bienestar subjevo está relacionado con senmientos de relajación, ausencia
de problemas y de presencia de sensaciones posivas (Villar, Triadó, Solé
& Osuna, 2003). Desde esta perspecva, el bienestar psicológico centra su
atención en el desarrollo de las capacidades y el crecimiento personal, conce-
bidas ambas como los principales indicadores del funcionamiento posivo
(Blanco & Valera 2007; Abello-Llanos, Macías, Blanco-Abarca, Madariaga-
Orozco, Manrique-Palacio, Marnez-González & Díaz-Méndez, 2009).
En otra propuesta, Ballesteros, Medina y Caicedo (2006), sugieren un modelo
muldimensional según el cual, el bienestar psicológico se desarrolla durante
toda la vida, y está dirigido a la perfección, que representa el desarrollo del
verdadero potencial de cada individuo y se compone de seis dimensiones:
auto-aceptación, relaciones posivas con otras personas, autonomía, dominio
del entorno, propósito en la vida, y crecimiento personal. A connuación se
describen brevemente cada una de estas dimensiones: (a) La auto-acep-
tación consiste en la capacidad que ene una persona de senrse sasfecho
consigo misma. Esta dimensión suele ser el producto de una autoevaluación
posiva de las propias caracteríscas personales; (b) Relaciones inter-perso-
nales posivas descrita como la facultad de mantener relaciones cordiales
con otros, basadas en la conanza mutua y empaa; (c) La autonomía
esta dimensión hace referencia a la autodeterminación, independencia y
regulación de la conducta. Las personas con autonomía son capaces de resisr
en mayor medida la presión social y son capaces de adaptar su conducta a
diferentes demandas del entorno; (d) Dominio del entorno Las personas con
un buen dominio del entorno poseen una mayor sensación de control sobre
el mundo y se sienten capaces de inuir sobre el contexto que les rodea (Díaz,
Rodríguez, Moreno, Gallardo & Dierendonk, 2005); (e) Propósito en la vida:
este factor alude a las metas y proyectos que otorgan sendo a la vida de
las personas. Finalmente, (f) el crecimiento personal se conceptualiza como
Psicogente, 21
445

el esfuerzo constante del ser humano por desarrollar todas sus destrezas o
capacidades con el n de senrse autorrealizado.
En cuanto a la relación entre bienestar psicológico y afrontamiento, Figueroa,
Cohen, Lacunza & Gronda (2005) señalan que las estrategias de afronta-
miento pueden incidir en el bienestar psicológico. Estudios llevados a cabo
sobre estas variables muestran que el nivel de bienestar psicológico se
relaciona con las estrategias de afrontamiento por lo que se deduce que los
adolescentes ulizan disntos pos de estrategias dependiendo de su nivel
de bienestar.
Las emociones posivas y los recursos psicológicos de los individuos se
constuyen en fortalezas que protegen a las personas de diversas enferme-
dades, de la misma manera que el adecuado manejo de un evento estresante
podría disminuir las emociones negavas y mantener o incidir en mayor nivel
de bienestar psicológico (Figueroa, et al., 2005; Mikkelsen, 2009). Por otro
lado, las invesgaciones señalan que los adolescentes con niveles moderados
de bienestar psicológico emplean estrategias de índole pasiva que pueden
llegar a considerarse como disfuncionales. Entre estas estrategias destacan el
auto-inculparse, no comparr con los miembros de la red de apoyo la incer-
dumbre asociada al problema, ignorar el problema o emplear estrategias
de evitación.
El empleo recurrente de estrategias de afrontamiento de carácter disfun-
cional suele repercur negavamente en el bienestar psicosocial de la
población que recurre a ellas (Conni, Coronel, Levin, & Estevez, 2003). Sin
embargo el uso adecuado de estrategias de afrontamiento posivas, es decir,
aquellas que la literatura reconoce como funcionales, permiten hacer frente
a la situación de manera sasfactoria y suelen producir correlatos posivos
en el bienestar psicosocial de quienes las adoptan. A la luz de la revisión de la
literatura efectuada, los objevos de esta invesgación se centran en conocer
la asociación que existe entre los dos constructos evaluados, para a con-
nuación poder determinar el efecto que los diferentes pos de estrategias de
afrontamiento producen en el bienestar psicosocial de la población adoles-
cente evaluada.


La invesgación es de po correlacional, evaluando la relación existente entre
el bienestar psicológico y las estrategias de afrontamiento en adolescentes,
Psicogente, 21
446

de sexo femenino y masculino, entre 15 y 18 años, escolarizados en cuatro
escuelas públicas de la ciudad de Montería.

La muestra estuvo conformada por 104 adolescentes, 57 de sexo femenino
y 47 de sexo masculino, que cursan estudios en instuciones educavas
ubicadas en zonas de bajos recursos y socialmente vulnerables de la ciudad
de Montería (Córdoba-Colombia). Se realizó un muestreo intencional por
conveniencia para seleccionar a los parcipantes en el estudio.


Para evaluar el bienestar psicológico se ulizó la Escala de Bienestar
Psicológico propuesta originalmente por Ry (1989) Scales of Psychological
Well-Being, SPWBal objeto de poder evaluar las dimensiones teóricas del
bienestar psicológico. La escala consta de 29 ítems, que evalúan las seis
dimensiones en las que se ha operacionalizado el constructo. Estas dimen-
siones son: (a) la Auto-aceptación (que es evaluada a través de los ítems 1,
7, 17, 13 y 24); (b) las Relaciones Posivas (evaluada mediante los ítems 2,
8, 12 y 25); (c) la Autonomía (medida con los ítems 3, 4, 9, 18, 19 y 23); (d)
el Dominio del entorno (examinada a través de los reacvos 5, 10, 14, 20 y
29); (e) el Crecimiento personal (examinado en los ítems 22, 26, 27 y 28) y
por úlmo (f) el Propósito en la vida (medido con los reacvos 6, 11, 15, 16
y 21). Los ítems que están formulados en negavo han sido inverdos en la
base de datos analizada.

En cuanto a las estrategias de afrontamiento, se evaluó con la Escala de
Afrontamiento para Adolescentes desarrollada por Frydemberg y Lewis
(1997). La versión nal del ACS está compuesta por 80 elementos, 79 de po
cerrado y uno nal abierto, agrupados en 18 escalas diferentes, cada una
de las cuales se compone de entre 3 y 5 reacvos, que reejan 18 estra-
tegias disntas de afrontamiento. Excepto el úlmo elemento, que pide al
sujeto que describa sus conductas de afrontamiento diferentes a las citadas,
cada elemento describe una conducta de afrontamiento especíca y el sujeto
contesta el cuesonario indicando si realiza o le ocurre la conducta descrita
con mucha frecuencia”,a menudo”,algunas veces”,raras veces” o “no le
ocurre. Las respuestas puntúan respecvamente 5, 4, 3, 2 o 1 puntos.
Psicogente, 21
447

El cuesonario consta de dos formas: una Forma Especíca que permite
evaluar las respuestas a un problema parcular citado por el sujeto o
propuesto por el examinador. Sin embargo, también se ha observado que
las estrategias de afrontamiento que un sujeto elige suelen ser estables con
independencia de la naturaleza del problema, por lo que se ha elaborado
una Forma General del instrumento que se reere a cómo el sujeto afronta
sus problemas en general. La Forma General conene los mismos elementos
que la Forma Especíca aunque las instrucciones de aplicación varían ligera-
mente. La escala y las diferentes sub-escalas gozan de unas aceptables
propiedades psicométricas según los parámetros de abilidad establecidos
por DeVellis (2016); de igual modo la estructura factorial se corresponde con
la consignada en los modelos teóricos en los que se fundamentan ambos
constructos.

Primero se realizó una revisión exhausva del estado del arte sobre las
variables del estudio, y se procedió a elaborar el marco teórico. Luego se
estableció contacto con las direcvas de las Instuciones educavas ubicadas
en tres barrios de Montería, donde se encuentra una concentración signi-
cava de la población objeto de estudio, para darles a conocer el proyecto
y concertar las condiciones de la aplicación de los instrumentos. Concedida
la autorización para realizar la aplicación de los cuesonarios a la población
objevo, se acordaron los horarios y fechas en que se realizaría la aplicación
calculada entre 60 y 70 minutos aproximadamente. A los parcipantes se
les explicó los objevos del proyecto y se les pidió su consenmiento, el
cual deberían rmar y ser autorizados por sus padres o acudientes, luego
de explicarles en qué consisa su parcipación, se les movó en el sendo
de ser sinceros en sus respuestas, garanzándoles la condencialidad en la
información suministrada. Una vez aplicados los cuesonarios, se procedió a
sistemazar y analizar la información para luego realizar el informe nal del
proyecto.

Los análisis se hicieron por sexo, 57 parcipantes de sexo femenino (54.8 %) y 47
de sexo masculino (45.2 %). Las comparaciones por sexo se hicieron mediante
la prueba T-Student, y para las comparaciones entre los dos test, indepen-
dientemente del sexo se realizó la correlación de Spearman. Luego se corrió
un análisis de regresión lineal para idencar las variables que se relacio-
Psicogente, 21
448

naban mejor entre sí. El nivel de signicancia asumido en estas pruebas fue
de 0.05.

A connuación se presentan, primero los resultados estadíscos de la
aplicación de la Escala de Afrontamiento para Adolescentes (ACS), y la Escala
de Bienestar Psicológico de Ry (Scales of Psychological Well-Being, SPWB).

En la Tabla 1 se muestran las correlaciones signicavas entre las estrategias
de afrontamiento de los adolescentes. Se evidencia que la mayor correlación
entre las estrategias de afrontamiento de los jóvenes del estudio, se da entre
las estrategias Búsqueda de Apoyo Social, Ayuda Espiritual y Resolución de
Problemas. Se observan múlples correlaciones entre las variables exami-
nadas en esta invesgación. En el siguiente apartado abordamos el estudio
de las estrategias de afrontamiento en función del sexo de los parcipantes.
Tabla 1.
Correlación de Spearman entre las variables de estudio
VARIA

RP ES PR AI PE  NA RT SO IP  RE AE PO AP DR FI
As
0.561
**
0.320
**
0.311
**
0.521
**
0.443
**
0.151
-0.183
0.070
0.389
**
-0.008
-0.086
-0.194
*
0.602
**
0.473
**
0.703
**
**
0.322
**
Rp
0.398
**
0.507
**
0.414
**
0.336
**
0.188
-0.103
-0.003
0.220
*
-0.022
0.092
.017
0.510
**
0.485
**
0.475
**
**
0.289
**
Es 0.414
**
0.146 0.382
**
0.214
*
-0.085 -0.103 0.113 0.107 -0.029 -.049 0.414
**
0.512
**
0.229
*
0.192 0.216
*
Pr
0.098
0.313
**
0.287
**
-0.044
-0.001
0.168
-0.085
-0.124
-.092
0.421
**
0.530
**
0.317
**
**
0.229
*
Ai 0.370
**
0.284
**
0.179 0.364
**
0.438
**
0.238
*
0.259
**
0.101 0.280
**
0.249
*
0.510
**
0.409
**
0.449
**
Pe
0.280
**
-0.039
0.044
0.400
**
0.084
0.074
0.048
0.444
**
0.318
**
0.324
**
**
0.229
*
Fi
0.233
*
0.184
0.169
0.025
0.225
*
0.097
0.340
**
0.238
*
0.244
*
*
0.243
*
Na 0.463
**
0.160 0.275
**
0.396
**
0.368
**
-0.016 -0.161 -0.119 -0.005 -0.087
Rt
0.390
**
0.240
*
0.391
**
0.235
*
0.030
-0.158
0.073
*
0.058
So
0.170 0.142 -0.018 0.320
**
0.202
*
0.528
**
0.344
**
0.246
*
Ip
0.135
0.210
*
0.133
0.007
0.120
**
0.201
*
Cu
0.419
**
0.000
-0.239
*
-0.013
0.059
Re
-0.015 -0.221
*
-0.209
*
0.006 0.043
Ae
0.461
**
0.525
**
**
0.247
*
Po
0.411
**
0.325
**
0.430
**
Ap
**
0.412
**
Dr
0.400
**
 * p<0.001 **p<0.001

Se encontró diferencia estadíscamente signicava en las estrategias de
afrontamiento Inverr en amigos ínmos (Ai), Falta de afrontamiento (Na),
Psicogente, 21
449

Ignorar el problema (lp), auto-inculparse (Cu), y distracción sica (Fi), siendo
el puntaje medio de estas estrategias mayor en los hombres tal como puede
observarse en la Tabla 2. Los datos indican que para la población masculina
aplican las diferentes estrategias de afrontamiento de manera más recurrente
en comparación con la población femenina.
Tabla 2.
Diferencia de medias en función del sexo en las estrategias de afrontamiento y el
bienestar psicosocial
ESTRATEGIAS SEXO N  DT T P




Ai
Hombre
47
64.17
15.558
2.572 0.012* 1.853 14.347
Mujer 57 56.07 16.327
Na
Hombre
47
43.74
12.069
2.394 0.019* 0.954 10.184
Mujer
57
38.18
11.590
Ip
Hombre 47 47.02 15.903
2.192 0.031* 0.626 12.539
Mujer
57
40.44
14.678
Cu
Hombre 47 50.96 16.864
3.104 0.002* 3.418 15.514
Mujer
57
41.49
14.235
Fi
Hombre 47 73.43 18.455
3.374 0.001* 5.966 22.991
Mujer
57
58.95
24.175
 * p<0.05; **p<0.001

Todas las correlaciones de las dimensiones del Bienestar Psicológico son
signicavas, excepto Autonomía con Dominio del Entorno, como se observa
en la Tabla 3. En cuanto a los puntajes de bienestar psicológico en relación
al género, se encontró diferencia estadísca en el Dominio del Entorno,
Crecimiento personal y Bienestar (Tabla 4), siendo mayores estos puntajes en
las mujeres, es decir, las jóvenes presentan un mayor Dominio del Entorno,
mayor Crecimiento Personal y enen un mayor Bienestar en comparación a
los adolescentes de sexo masculino de la muestra.
Tabla 3.
Correlación de Spearman de Bienestar Psicológico


POSITIVAS


ENTORNO




BIENESTAR
Autoaceptación
0.462
**
0.356
**
0.430
**
0.342
**
0.538
**
0.773
**
Relaciones posivas
0.284
**
0.254
**
0.326
**
0.402
**
0.676
**
Autonomía 0.131 0.250
*
0.375
**
0.621
**
Dominio del entorno
0.435
**
0.259
**
0.565
**
Crecimiento personal 0.338
**
0.608
**
Propósito en la vida
0.742
**
 * p<0.05; **p<0.001
Psicogente, 21
450

Tabla 4.
Bienestar Psicológico y Sexo en los Adolescentes

SEXO
N

DT
Dominio del entorno
Hombre
47
19.68
3.440
Mujer 57 22.84 3.575
Crecimiento personal
Hombre
47
16.38
4.137
Mujer 57 19.00 3.591
Bienestar
Hombre
47
119.66
18.190
Mujer
57
128.79
17.740

Como puede observarse en la Tabla 5, la mayoría de las correlaciones entre
las estrategias de afrontamiento y las dimensiones del bienestar psicológico
son negavas en los jóvenes del estudio, lo cual implica que aquellos jóvenes
que ulizan más la estrategia, menor ende a ser su nivel de bienestar. Estos
resultados indican la estrecha asociación que existe entre las estrategias de
afrontamiento, y el bienestar psicosocial que muestra la población evaluada
en esta invesgación.
Tabla 5.
Correlación de Spearman entre las Estrategias de Afrontamiento y Bienestar
Psicológico




POSITIVAS


ENTORNO




BIENESTAR
As 0.179 0.169 0.178 0.043 0.101 0.179 0.210
*
Es 0.266
**
0.089 0.099 0.139 0.087 0.338
**
0.253
**
Na -0.169 -0.180 -0.233
*
-0.214
*
-0.245
*
-0.206
*
-0.277
**
Rt -0.142 -0.137 -0.198
*
-0.169 -0.147 -0.144 -0.232
*
Ip -0.052 -0.089 -0.056 -0.156 -0.259
**
-0.105 -0.152
Cu -0.235
*
-0.008 -0.261
**
-0.187 -0.268
**
-0.147 -0.262
**
Re -0.070 -0.009 -0.351
**
0.015 -0.126 -0.121 -0.151
Po 0.285
**
0.083 0.139 0.153 0.063 0.233
*
0.258
**
 * p<0.05; **p<0 .001
De forma complementaria desarrollamos tres modelos de regresión lineal
para conocer el efecto que produce en el bienestar psicológico el uso de las
estrategias de afrontamiento orientadas a: (a) la resolución de problemas
(p.ej., Fijarse en lo posivo); (b) las relaciones interpersonales (p.ej.,
Búsqueda de apoyo social); y (c) las consideradas como improducvas
(p.ej., Auto-inculparse). Para efectuar este análisis creamos cuatro nuevas
Psicogente, 21
451

variables: la primera agrupa las cinco estrategias de afrontamiento dirigidas a
la resolución de problemas; la segunda variable creada ad-hoc es el resultado
de la agregación de las seis estrategias de afrontamiento fundamentadas en
las relaciones con los demás; la tercera variable es la resultante de agregar las
siete estrategias consideradas como improducvas; mientras que la cuarta
variable, que actúa como dependiente en los tres modelos de regresión,
agluna todas las dimensiones que dan forma al constructo bienestar
psicológico. Los modelos de regresión ofrecen información relevante para
comprender el impacto divergente que produce la ulización de estrategias
de afrontamiento centradas en la resolución de problemas, en las relaciones
inter-personales e improducvas en el bienestar psicológico de la población
adolescente evaluada.
Los resultados de la Tabla 6 muestran que el empleo de estrategias de afron-
tamiento centradas en la resolución de problemas no producen efectos
posivos en el bienestar psicológico de los parcipantes [ΔR²=0.009; β=0.138;
p<0.163; (IC: 95 %: -0.017; 0.97)]. La misma tendencia es mostrada en la
tabla 7, donde se aprecia la exigua proporción de varianza explicada por las
estrategias de afrontamiento basadas en las relaciones sociales [ΔR²=0.000;
β=0.036; p<0.332; (IC: 95 %: -0.024; 0.072)]. En sendo inverso, los resultados
expuestos en la Tabla 8 reejan que el empleo recurrente de estrategias de
afrontamiento improducvas caracterizadas por la evitación o por la falta de
ajuste, generan un impacto marcadamente negavo en el bienestar psico-
lógico [ΔR²=0.102; β=-0.333; p<0.001; (IC: 95 %: -0.195; -0.056)]. En este
segundo caso, el uso frecuente de estrategias de afrontamiento negavas
explica el 10 % de la varianza en el bienestar psicológico.
Tabla 6.
Modelo de regresión lineal entre el Bienestar Psicológico y las Estrategias de
Afrontamiento
ESTRATEGIAS DE AFRON




T
EE
F
DW
Resolución de problemas
0.019
0.009
0.138
0.163
1.405
18.345
1.973
1.671
Relaciones inter-personales 0.009 0.000 0.096 0.332 0.975 18.435 0.950 1.677
Improducvas
0.111
0.102
-0.333
0.001
-3.566
17.464
12.719
1.831
 *p<0.001; EE= Error de esmación; DW= Estadísco de Durbin-Watson.

En esta invesgación se ha analizado la conexión que existe entre los
diferentes pos de estrategias de afrontamiento que aparecen referenciadas
en la literatura, y el nivel de bienestar psicológico reportado por la población
Psicogente, 21
452

examinada, estableciendo disnciones en función del sexo de los parci-
pantes. Se encontró que existe una relación signicava y posiva entre las
estrategias de afrontamiento y el bienestar psicológico en los adolescentes de
ambos sexos. Las estrategias dirigidas a la resolución del problema a través de
las acciones realizadas por el individuo, o buscando el soporte de los demás,
se relacionan con alto bienestar, mientras que las estrategias pertenecientes
al eslo improducvo, se correlacionan con bajo bienestar.
Los jóvenes del estudio muestran acciones dirigidas especialmente hacia la
búsqueda de apoyo como una fórmula efecva de enfrentar las situaciones
codianas. Disponer de personas de conanza con quienes comparr las
emociones, problemas o dicultades, escuchar sus opiniones o simplemente
saberse escuchado y aceptado como persona, ha demostrado tener un
fuerte impacto tanto en la autoesma como en la capacidad de la persona
para afrontar adecuadamente situaciones estresantes (Musitu & Cava, 2003).
El apoyo social proporciona a los individuos herramientas para expresar sus
senmientos, lograr la idencación con otras personas en crisis similares,
lo cual puede reverrse en una mejor salud mental y afrontamiento más
adecuado de los eventos estresantes (Lázarus & Folkman, 1986).
Por otra parte, la ayuda espiritual es una estrategia que sirve como apoyo
emocional para muchas personas, y genera notables efectos posivos para
la salud mental, por ejemplo, (a) disminuyendo la tensión causada por los
diferentes eventos estresores, (b) aumentando la autoesma, y (c) facili-
tando el ajuste a las demandas del contexto. En deniva, esta estrategia
puede erigirse en una fuente de esperanza y hace que el individuo se sienta
protegido ante las amenazas provenientes del contexto social (Di-Colloredo,
Aparicio & Moreno, 2007).
Los adolescentes de sexo masculino ulizan más estrategias del eslo impro-
ducvo (falta de afrontamiento, ignorar el problema y autoinculparse), y una
estrategia perteneciente al eslo en Relación con los Demás (Amigos ínmos);
las mujeres por su parte, enden a Preocuparse más, a Buscar Pertenencia y
a Reservar para Sí sus dicultades; resultados equivalentes fueron obtenidos
por otras invesgaciones (Mikkelsen, 2009). El establecimiento de una
relación ínma con otros signicavos y el compromiso personal que ello
implica, sirve de contención al joven para afrontar exitosamente las situa-
ciones de la vida codiana. Al respecto, diversas teorías sobre la adolescencia
coinciden en señalar que se trata de una etapa de denición de la idendad
Psicogente, 21
453

y, en ese proceso el logro de la autonomía es un objevo muy importante
(Papalia, Wendkos, & Duskin, 2005).
El adolescente se propone adquirir independencia de las guras parentales
y, en esa búsqueda el grupo de pares constuye una red de apoyo social
esencial. De allí que este vínculo sea, probablemente, el más importante. La
puesta en juego de los afectos posivos y negavos, la rivalidad, la compe-
tencia, la solidaridad, va a exigir estrategias de afrontamiento que si no son
exitosas lo conducirán a la angusa. El empleo de esta estrategia señala que
el joven ha aprendido que es más facble solucionar sus problemas con la
ayuda de alguien que si se encontrara solo. Por lo tanto, estas estrategias
estarían protegiendo su salud y bienestar.
Las dimensiones Auto-aceptación y Propósito en la Vida son las que más
aportan al Bienestar en los adolescentes del estudio, implicando que mientras
mejor se sientan los sujetos consigo mismos, incluso siendo conscientes de
sus limitaciones (Díaz, et al., 2005), y mientras tengan metas y proyectos que
les permitan dotar de sendo su vida (Ry, 1989), mayores serán sus niveles
de bienestar psicológico. De acuerdo a Casullo & Fernández (2000), los
proyectos personales se reeren a los planes, las acciones que las personas
desean realizar proporcionando coherencia y dirección a la vida.
La correlación obtenida fue negava en las siguientes estrategias: No
Afrontamiento (Na), Reducción de la Tensión (Rt) y Autoinculparse (Cu),
todas ellas pertenecientes al grupo de estrategias improducvas, lo cual
evidencia que cuando los adolescentes se autorresponsabilizan y se ven a
mismos como culpables de sus dicultades, presentan una mirada pesimista
de la situación actual, enden a ver más el lado negavo de las cosas y se
sienten en general poco afortunados (Frydemberg, 1997); de igual manera,
si el adolescente ende a aislarse y a impedir que otras personas conozcan
su preocupación, se sienten desafortunados, pesimistas y no realizan acvi-
dades que les ayude a disminuir el estrés.
Para conocer el efecto de la ulización de las tres categorías en las que pueden
clasicarse las estrategias de afrontamiento (i.e., resolución de problemas,
relaciones inter-personales e improducvas), examinamos a través de tres
modelos de regresión lineal el efecto que cada po de estrategia produce en
el bienestar psicológico de los parcipantes. Los resultados evidencian que
los eslos de afrontamiento que podemos denominar posivos, es decir, los
tendentes a la resolución de problemas y los que se basan en la acvación
Psicogente, 21
454

de vínculos inter-personales, no producen impactos estadíscamente signi-
cavos en los niveles de bienestar psicológico. Este resultado es contrario
a lo que cabría esperar teniendo en cuenta la evidencia empírica revisada
en esta invesgación. Este resultado puede explicarse parcialmente en que
el instrumento empleado mide la frecuencia en el empleo de las estrategias
de afrontamiento, pero no evalúa la efecvidad –real o percibida– de las
estrategias de afrontamiento. De modo que es probable que sea necesario
incorporar algún indicador de efecvidad de las estrategias de afrontamiento
empleadas para hacer frente a una demanda, para establecer el efecto tanto
de la frecuencia de ulización, como del potencial real de cada estrategia
de resolución (Livingston, Barber, Rapaport, Knapp, Grin, King & Sampson,
2013).
Sin embargo, los resultados del tercer modelo de regresión parecen constatar
que el empleo recurrente de estrategias de afrontamiento improducvas
produce un efecto negavo en el bienestar psicológico de la población
examinada. Este resultado se sitúa en la línea de estudios anteriores que
demuestran que usar este po de estrategias desemboca en consecuencias
negavas para la salud mental en población adolescente (Guerra, Pereda,
Guilera & Abad, 2016). Una explicación a este hecho puede encontrarse en
que el mero empleo de estrategias de afrontamiento improducvas, puede ser
una consecuencia misma del estado anímico del sujeto, es decir, es plausible
que exista una relación bidireccional entre bienestar psicológico y el empleo
de este po de estrategias consideradas des-adaptavas. En cualquier caso,
considerando que nuestra invesgación es de carácter transversal y explo-
ratorio, no podemos establecer con claridad relaciones de causalidad entre
sendas variables, si bien es posible que exista un efecto feedback a través
del cual las personas con bajos niveles de bienestar psicológico endan a
ulizar con más frecuencia estrategias poco efecvas, cuyos resultados a su
vez contribuyan a mantener bajos niveles de bienestar psicosocial.
Finalmente, si bien este estudio se encuentra en coherencia con resultados
provenientes de otros contextos, abre nuevas posibilidades a la comprensión
de las condiciones bajo las cuales los diversos factores psicosociales permean
la vida de las personas en contextos determinados. Esta comprensión se
constuye en un eje arculador de propuestas de atención en las cuales la
preparación para asumir los diversos retos desde el desarrollo y potenciación
de estrategias de afrontamiento, sea la alternava.
Psicogente, 21
455

 Principales resultados de la invesgación de la Maestría en
Psicología de la Universidad del Norte tulada: Bienestar psicológico y estrategias
de afrontamiento en adolescentes desplazados y no desplazados por la violencia
sociopolíca en el sur de Montería.
REFERENCIAS
Abello-Llanos, R., Macías, M. A., Blanco-Abarca, A., Madariaga-Orozco, C., Manri-
que-Palacio, K., Marnez-González, M. & Díaz-Méndez, D. (2009). Bienestar y
trauma en personas adultas desplazadas por la violencia políca. Universitas
Psychologica, 8(2), 455-470. Available in: hp://www.scielo.org.co/pdf/rups/
v8n2/v8n2a13.pdf
Ballesteros, B., Medina, A. & Caicedo, C. (2006). El bienestar psicológico denido
por asistentes a un servicio de consulta psicológica en Bogotá, Colombia.
Universitas Psycologica, 5(2), 239-258. Available in: hp://www.redalyc.org/
pdf/647/64750204.pdf
Blanco, A. & Valera, S. (2007). Los fundamentos de la intervención psicosocial. En A.
Blanco, y J. Rodríguez Marín (Coords.) Intervención Psicosocial (pp. 3-44). Madrid:
McGraw-Hill.
Bronfenbrenner, U. (2009). The ecology of human development. Harvard University
Press.
Cassareo, M., Chau, C., Oblitas, H. & Valdez, N. (2003). Estrés y afrontamiento en
estudiantes de Psicología. Revista de Psicologia, 21(2), 364-392. Available in:
hps://dialnet.unirioja.es/descarga/arculo/994031.pdf
Castro, A. & Sanchez, M. (2000). Objevos de vida y sasfacción autopercibida. Psico-
thema, 12(1), 87-92. Available in: hp://www.psicothema.com/psicothema.
asp?id=257
Casullo, M., y Fernández, M. (2001). Estrategias de afrontamiento en estudiantes
adolescentes. Revista del Instuto de Invesgaciones, 6(1), 25-49. hps://doi.
org/10.1590/S1984-02922010000100003
Casullo, M. & Fernández, M. (2000). Evaluación del bienestar psicológico en estudiantes
adolescentes Argennos. Revista de Psicología, 18 (1), 35-68. Available in: hp://
revistas.pucp.edu.pe/index.php/psicologia/arcle/view/6840/6974
Cheng, C., Lau, H. P. B. & Chan, M. P. S. (2014). Coping exibility and psychological
adjustment to stressful life changes: A meta-analyc review. Psychological
Bullen, 140(6), 1582-1607. hp://dx.doi.org/10.1037/a0037913
Cicognani, E. (2011). Coping strategies with minor stressors in adolescence:
Relaonships with social support, self-ecacy, and psychological well-being.
Journal of Applied Social Psychology, 41(3), 559-578. hps://doi.org/10.1
111/j.1559-1816.2011.00726.
Compas, B. E., Connor-Smith, J. K., Saltzman, H., Thomsen, A. H. & Wadsworth,
M. E. (2001). Coping with stress during childhood and adolescence: problems,
progress, and potenal in theory and research. Psychological Bullen, 127(1), 87.
hps://doi.org/10.1037//0033-2909.127.1.87
Compas, B., Mallaren, V. & Fondacaro, K. (1988). Coping with stressful events in older
childrens and young adolescents. Journal of Consulng and Clinical Psychology,
56(3), 405-411. hp://dx.doi.org/10.1037/0022-006X.56.3.405
Conni, N., Coronel, P., Levin, M. & Estevez, A. ( 2003). Estrategias de afrontamiento
y bienestar psicológico en adolescentes escolarizados de Tucumán. Revista de
Psicología , 21 (1), 41-69. Available in: hp://revistas.pucp.edu.pe/index.php/
psicologia/arcle/view/3723
DeVellis, R. F. (2016). Scale development: Theory and applicaons, 26. United States
of America: Sage publicaons.
Psicogente, 21
456

Díaz, D., Rodríguez, R., Moreno, B., Gallardo, I. & Dierendonk, D. (2005). Adaptación
española Escalas de bienestar psicológico. Psicothema, 18(3), 572-577. Available
in: hp://www.crecimientoposivo.es/Materiales/well-being-psycothema.pdf
Di-colloredo, C., Aparicio Cruz, D. P. & Moreno, J. (2007). Descripción de los eslos
de afrontamiento en hombres y mujeres ante la situación de desplazamiento.
Psychologia. Avances de la disciplina, 1(2), 125-156. Available in: hp://www.
redalyc.org/arculo.oa?id=297224996002
Diener, E., Suh, E. & Oishi, S. (1997). Recent ndings on subjecve well-being. Indian
Journal of Clinical Psychology, 24, 25-41. hps://doi.org/10.4236/sm.2013.31015
Figueroa, M., Cohen, S., Lacunza, A. & Gronda, M. (2005). Análisis de situaciones
problemácas autopercibidas por adolescentes. Ridep, 19(1), 89-103. Available
in: hp://www.redalyc.org/pdf/4596/459645450006.pdf
Figueroa, M., Conni, N., Lacunza, A., Levín, M. & Estévez, S. (2005). Las estra-
tegias de afrontamiento y su relación con el nivel de bienestar psicológico. Un
estudio con adolescenes de nivel socioeconómico bajo de Tucumán, Argenna.
Anales de Psicología,21(1), 66-72. Available in: hp://www.redalyc.org/arculo.
oa?id=16721108
Frydemberg, E. (1997). Adolescent coping: theorecal and research perspecves.
Londres: Routledge.
Frydemberg, E. & Lewis, R. (1997). ACS: Escalas de afrontamiento para adolescentes
(Manual de adaptación española). Madrid: TEA.
García, V. & González B. (2000). El bienestar psicológico. Su relación con otras
categorías sociales. Revista Cubana de Medicina General Integral, 16(6),
586-592. Available in: hp://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arext&pi-
d=S086421252000000600010&lng=es&nrm=iso
González, B., Montoya, C., Casullo, M. & Verdú, B. (2002 ). Relación entre eslos y
estrategias de afrontamiento y bienestar psicológico en adolescentes. Psicothema,
14(2), 363-368. Available in: hps://es.scribd.com/document/353183380/
Relacion-entre-estilos-y-estrategias-de-afrontamiento-y-bienestar-psicologi-
co-en-adolescentes
Guerra, C., Pereda, N., Guilera, G. & Abad, J. (2016). Internalizing symptoms and
polyvicmizaon in a clinical sample of adolescents: The roles of social support
and non-producve coping strategies. Child Abuse & Neglect, 54, 57-65. hps://
doi.org/10.1016/j.chiabu.2016.03.004
Jessor, R. (1991). Risk behavior in adolescence: A