Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
* Articulo derivado: Este artículo es producto de la tesis de Licenciatura en Psicología titulada: “Satisfacción y motivación de las cirugías estéticas en mujeres,
y su relación con Esquemas Desapatativos Tempranos”, realizada en la Facultad de Psicología, Universidad del Aconcagua, Mendoza, Argentina (2015)
1. Psicóloga. Docente. Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Pontificia Universidad Católica Argentina. Email: morettimariapaula@gmail.
com http://orcid.org/0000-0001-6014-192X
2. Doctor en Psicología. Docente, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, Pontificia Universidad Católica Argentina. Email: lmcasari@
mendoza-conicet.gov.ar http://orcid.org/0000-0002-0139-0798
Resumen
El objetivo de esta investigación fue investigar los Esquemas Desadaptativos Tempranos (EDT) en
mujeres con cirugías estéticas, e indagar si existían relaciones con: satisfacción, motivación hacia
nuevas cirugías y variables relacionadas a la intervención quirúrgica. Se trabajó con una muestra
de 67 mujeres de entre 18 y 40 años con al menos una cirugía, administrando el Cuestionario
Esquemas Desadaptativos Tempranos de Young y una encuesta Ad Hoc. Como resultado el es-
quema Estándares Inflexibles se encontró en más del 50 % y se encontraron correlaciones sig-
nificativas con las variables analizadas: motivación, satisfacción y variables quirúrgicas con EDT
(cantidad, edad y antigüedad). Se discuten los resultados en función de la influencia entre los
EDT y las intervenciones quirúrgicas estéticas.
Abstract
The purpose of this study was to investigate the Early Maladaptative Schemas (EMS) in women
who have undergone cosmetic surgeries (CS) and to research if there was a relation to the satis-
faction with the CS, the motivation to undergo more surgeries and the variables related to cos-
metic surgery. A non-experimental, cross-sectional, descriptive correctional study was carried out.
The deliberately selected sample was comprised of 67 women between 18 and 40 years old who
had undergone, at least, one cosmetic surgery. Data was collected from the responses to Jeffrey
Young’s questionnaire entitled Early Maladaptive Schemas and an ad hoc survey. As a result, from
the investigation, it was observed that the schema of Unrelenting Standards was found in more
than 50 % of the sample, and meaningful correlations with the analyzed variables were found:
motivation, satisfaction and surgical variables with EMS (quantity, age and age of the first one).
The results are discussed in relation to the influence among the EMS and the cosmetic surgeries.
Palabras clave:
Cirugía estética, Mujeres,
Esquemas Desadaptativos Tempranos,
Satisfacción y Motivación.
Key words:
Cosmetic Surgery, Women,
Early Maladaptive Schemas,
Satisfaction and Motivation.
Referencia de este artículo (APA):
Moretti, M. & Casari, L. (2017). Satisfacción y motivación de la cirugía estética en mujeres y su relación con los esquemas desadaptativos
tempranos. Psicogente, 20(38), 222-239. http://doi.org/10.17081/psico.20.38.2543
Satisfacción y motivación de la cirugía estética en mujeres y su relación
con los esquemas desadaptativos tempranos*
Satisfaction and motivation of cosmetic surgery in women and the
relation with early maladaptive schemas
Recibido: 23 de junio de 2016/Aceptado: 27 de marzo de 2017
http://doi.org/10.17081/psico.20.38.2543
María Paula Moretti
1
, Leandro Casari
2
Pontificia Universidad Católica Argentina
resultAdo de investigAción
223
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
Introducción
En investigaciones recientes se ha reconocido que
existe un crecimiento de una cultura de consumismo
en donde el culto del cuerpo se ha vuelto un fenóme-
no de masas y ha asumido una importante dimensión
social (Dorneles de Andrade, 2010; Henderson-King &
Brooks, 2009). A su vez, se ha concluido que los medios
de comunicación masivos juegan un papel esencial en
la determinación del ideal de belleza física, en las per-
cepciones y valoraciones acerca del cuerpo en la actua-
lidad, como también que influencian positivamente la
actitud hacia la cirugía estética e incluso promueven a
la decisión de llevarla a cabo (Aafjes, 2008; Markey &
Markey, 2010; Sharp, Tiggemann & Mattiske, 2014; Spe-
rry, Thompson, Sarwer & Cash, 2009; Swami, Taylor &
Carvalho, 2009).
Diversos autores coinciden a la hora de definir
a la cirugía estética como un procedimiento quirúrgico
que se realiza no con el objetivo de sanar una patología
en el paciente sino de modificar su cuerpo de modo tal
que le permita acercarse a un ideal estético y se sien-
ta, por lo tanto, más deseable frente a un otro (Khoo,
2009; Mc Latchie & Leaper, 2006, citado en Rodríguez
Palacios, 2010; Prado, Andrades, Sepúlveda, Benítez &
De Carolis, 2005; Ziglinas, Menger & Georgalas (2014).
Argentina, no ha sido un país fuera de esta tendencia.
La Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética
–ISAPS creó la encuesta global bianual de la ISAPS.
Con ella, expertos en estadísticas independientes han
obtenido y analizado información internacional y con-
fiable sobre esta moda de la cirugía estética revelando
una jerarquía de 25 países de procedimientos tanto qui-
rúrgicos, como no quirúrgicos, quedando Argentina en
lugar número 11.
En los últimos años, se han realizado diversas in-
vestigaciones que han podido reconocer diferentes rela-
ciones entre variables psicosociales con las intervencio-
nes quirúrgicas estéticas.
Por un lado, no solo se ha reconocido una in-
fluencia de los mecanismos y mensajes socioculturales
(consumismo, medios de comunicación masivos, imáge-
nes de publicidades, programas televisivos, adoración de
celebridades, objetivización de la mujer) sino también
de los otros significativos (relaciones de pareja y sistemas
familiares) en el anhelo y toma de decisión de llevar a
cabo estas cirugías (Acuña, 2010; Calogero, Pina, Park &
Rahemtulla, 2010; Calogero, Pina & Sutton, 2014; Cas-
tañeda et al., 2013; Markey & Markey, 2010; Sperry et al.,
2009; Swami & Mammadova, 2012; Swami et al., 2009).
Por otro lado, se han reconocido motivaciones
personales para realizar una cirugía estética. Las mismas
no solo se encuentran articuladas a términos y aspectos
físicos sino también psicológicos como, por ejemplo,
búsqueda de mayor confianza en sí mismos (Adams,
2010; Nikolic, Janjic, Marinkovic, Petrovih & Bozic,
2013; Rubin, Klassen, Cano, Hurley & Pusic, 2009).
A su vez, se ha determinado la presencia de rasgos
y características psicopatológicas de personalidad en su-
jetos con anhelo de someterse a cirugías estéticas o próxi-
mos a realizarla, tales como: predominio de insatisfac-
ción corporal, llegando en ocasiones a trastornos de la
imagen corporal como el trastorno dismórfico corporal,
bajos niveles de autoestima, altos niveles de depresión y
ansiedad y trastornos de personalidad (personalidades
narcisistas e histriónicas) (Acuña, 2010; Akbudak et al.,
2013; Carrion, 2011; Chung-Sheng, Su-Shin, Yi-Chun
& Cheng-Sheng, 2010; Dakanalis et al., 2013; Moss &
Harris, 2009; Nikolic et al., 2013; Pullido Garzón, 2015;
224
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Shridharani, Magarakis, Manson & Rodriguez, 2010;
Von Soest, Kvalem & Wichstrom, 2012).
Por último, también se han encontrado diferen-
cias significativas entre el antes y el después de la cirugía
estética en variables psicológicas: disminución de depre-
sión o sintomatología depresiva y de niveles de ansiedad,
incremento de la valoración subjetiva positiva de la ima-
gen corporal y niveles de extroversión y mejoramiento
tanto de la autoestima, como de la calidad de vida y re-
laciones de pareja (Benito Ruiz, Botella García del Cid
& Ribas Rabert, 2010; Eriksen, 2012; Magdziarz-Orlitz,
Gerlicz-Kowalczuk & Dziankowska-Bartkwoiak, 2012;
Moos & Harris, 2009; Rankin, Borah, Perry & Wey,
1998; Von Soest, Kvalem, Skolleborg & Roald, 2009;
Von Soest et al., 2012).
Es importante destacar que se ha reconocido
cierta cuota de agresividad presente en los procesos qui-
rúrgicos. Toda cirugía representa una invasión hacia el
cuerpo del paciente que daña antes de curar. Se trata de
una experiencia que implica temor, dolor, incomodidad,
disminución de la autonomía, pérdida del control sobre
tiempo y espacio y que está sujeta a diversas complica-
ciones y riesgos, aun de muerte. Se la podría describir
como una de las formas más demostrativas de cómo un
paciente pone, literalmente, su vida en manos de un mé-
dico cirujano (Ferreres & Manrique, 2014).
A partir de estas relaciones encontradas entre va-
riables psicosociales con las intervenciones quirúrgicas
estéticas, mas el reconocer esta agresividad presente en
el proceso de la cirugía, se ha hecho énfasis en la impor-
tancia de un proceder ético del médico, incluso desde
los momentos previos de la cirugía y se ha debatido la
necesidad de inclusión del psicólogo a lo largo de todo
el proceso. Es en el momento preoperatorio en donde se
han centrado la mayoría de los autores. Dentro de esta
primer etapa, se ha descrito al proceso de selección de
pacientes como aquel que permitiría detectar pacientes
con ciertas características o trastornos psicológicos que
causarían bajos niveles de satisfacción ante el resultado
de las cirugías estéticas, generando un procedimiento
quirúrgico poco exitoso (Chatham, 2012; Chung-Sheng
et al., 2010; Dakanalis et al., 2013; Ericksen & Billick,
2012; Harth, 2010; Herrero Zerpa y Rondón, 2004;
Khoo, 2009; Koppmann Attoni, 2004; Mulkens et al.,
2012; Shridharani et al., 2010; Vitolo, 2009; Ziglinas,
Menger & Georgalas, 2014).
Una variable psicológica cognitiva poco estudia-
da en relación a las cirugías estéticas han sido los esque-
mas desadaptativos tempranos (EDT). Solo se encontró
un estudio que analizó los EDT en mujeres sin cirugías
estéticas hallando que el esquema Desconfianza/Abu
-
so predice la aceptación de intervenciones quirúrgicas
estéticas, entendiendo por aceptación una actitud favo
-
rable y motivación para realizarla en un futuro (Pullido
Garzón, 2015).
Los EDT son el concepto principal del modelo
cognitivo generado por el Dr. Jeffrey Young. Según este
modelo, los niños, al desarrollarse, tienen cinco tareas
primarias: autonomía, conexión, valoración, expectati-
vas razonables y límites realistas. Cuando los padres y el
ambiente social no son óptimos, los niños se encuentran
vulnerables a desarrollar EDT en una o más de las áreas.
Cabe destacar que también los factores biológicos y tem-
peramentales juegan un papel fundamental en este de-
sarrollo cognitivo. Los EDT, por lo tanto, son esquemas
cognitivos desarrollados durante la infancia que luego
persisten durante toda la vida, resistiéndose al cambio
y siendo organizadores para el funcionamiento conduc-
tual y emocional. Se trata de patrones cognitivos estables
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
225
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
y creencias disfuncionales acerca de sí mismos y del am-
biente, que constituyen la base para el procesamiento
e interpretación de experiencias. Su disfuncionalidad
genera consecuencias negativas y pueden llevar, directa
o indirectamente a relaciones destructivas, rendimiento
laboral inadecuado, adicciones, trastornos psicológicos,
conductas autodestructivas, experiencias interpersona-
les negativas o que perjudican a los demás (Young, Klos-
ko & Weishaar, 2003).
Aunque la teoría de los EDT fue formulada hace
más de 20 años, pueden encontrarse investigaciones
donde dicha variable es estudiada en una diversidad
de temáticas (Agudelo Vélez, Casadiegos Garzón &
Sánchez-Ortiz, 2008; Bahamón Muñetón, 2013; Ferrel,
Peña, Gómez y Pérez, 2009; Ferrel Ortega, González
Ortíz & Mazeneth, 2013; León, Salazar y Puerta, 2013;
Londoño et al., 2012; Restrepo y Zambrano Cruz, 2013)
como también libros de Jeffrey Young donde propone
actualizaciones sobre la temática (Riso, Du Toit, Stein &
Young, 2002; Young et al., 2003).
Si estos esquemas constituidos en las primeras
etapas del desarrollo persisten a lo largo de la vida or-
ganizando el funcionamiento general de la persona,
podría pensarse, por lo tanto, que condicionan la mo-
tivación para realizar una cirugía estética y la respuesta
o grado de satisfacción ante ella. Es a partir de ello que
se plantean los siguientes objetivos de investigación. En
primer lugar, describir los EDT en mujeres adultas que
se hayan realizado al menos una cirugía estética. En se-
gundo lugar, analizar si existe alguna relación entre es-
tos EDT y la satisfacción con la última cirugía estética
realizada, como también con la motivación para realizar
nuevas cirugías de este tipo en un futuro. Por último,
el tercer objetivo establecido, es indagar si existen rela-
ciones significativas entre los EDT con variables rela-
cionadas a las intervenciones quirúrgicas estéticas, tales
como la cantidad y tipo de cirugías estéticas realizadas y
la edad y antigüedad de la primera; y, por otro lado, si
existen relaciones significativas entre dos variables socio-
demográficas, estado civil y nivel de escolaridad, con las
variables de satisfacción frente a la última cirugía estética
y motivación para realizar nuevas cirugías de este tipo.
Método
Diseño
Se trabajó con un diseño no experimental, cuyo
alcance fue descriptivo-correlacional (Hernández-Sam-
pieri, Fernández-Collado & Baptista Lucio, 2014).
Participantes
La muestra, de carácter no probabilística intencio-
nal (dirigida), está conformada por un total de 67 muje-
res que se han realizado al menos una cirugía estética en
su vida. La edad promedio es de 27,2 ± 4,9. En cuanto
al estado civil el 80,6 % de la muestra se encuentran
solteras mientras que el porcentaje restante (19,4 %) se
encuentran casadas. En relación al nivel de escolaridad,
la mayoría de las mujeres han concluido sus estudios se-
cundarios (44,8 %) y terciarios/universitarios (53,7 %).
A su vez, varios fueron los datos recolectados con res-
pecto a las cirugías estéticas realizadas: de acuerdo a la
cantidad, la mayoría de las mujeres (85,1 %) solo se han
realizado una sola cirugía estética mientras que el 14,9 %
restante de las mujeres se han realizado dos cirugías has-
ta el momento. La edad promedio al realizar la primera
cirugía estética es de 22,43 ± 4,19, con una antigüedad
de 4,8 años ± 3,29. Por último, el tipo de cirugía estética
más frecuente es la mamoplastia (59,7 %), seguido de
rinoplastia (23,9 %) y abdomenplastia (3 %).
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
226
Instrumentos
Para la medición y evaluación de las variables se
utilizaron dos instrumentos:
1. Cuestionario de Esquemas Desadaptativos Tempra-
nos (CEDT)
El Cuestionario de Esquemas Desadaptativos
Tempranos- Versión 1 (Young Schema Questionnaire)
fue diseñado por Jeffrey Young en el año 1990 (Young,
1990). Si bien con el correr de los años Young ha llevado
a cabo diferentes versiones del cuestionario a partir de
revisiones teóricas de los esquemas tempranos y sus agru-
paciones (López Pell, Rondón & Cellerino 2012), en el
presente estudio se utiliza la primera versión, traducida
por Piracés (1995).
Existe diversidad de investigaciones que han uti-
lizado alguna de las versiones del instrumento, ya sea
la original o la abreviada, contando con adaptaciones
en Brasil, Colombia, España, Japón, México, Perú, en-
tre otros países (Calvete, Estévez, López de Arrayobe
& Ruiz, 2005; Cazassa, 2007; Cid, Tejero & Torrubia,
1997; Glaser, Campbell, Calhoun, Bates & Petrocelli,
2002; León & Sucari, 2012; Oshima et al., 2014; Young
et al., 2003).
Se trata de un cuestionario que evalúa la presen-
cia (o no) de 15 esquemas tempranos desadaptativos dis-
tribuidos en cinco dimensiones a partir de 123 ítems
que el sujeto debe responder por sí o por no según co-
rrespondan a una descripción de sí mismo (Castrillón et
al., 2005; López Pell et al., 2012).
Las cinco dimensiones y sus 15 esquemas desa-
daptativos que evalúa son los siguientes:
1. Autonomía: Dependencia, Sometimiento/Ca-
rencia de individualismo, Vulnerabilidad frente
al daño, Miedo a perder el autocontrol.
2. Conexión con el mundo: Deprivación emocional,
Abandono/Pérdida, Desconfianza, Aislamiento
social/Alienación.
3. Valoración: Defectos/Despreciabilidad, Indesea-
bilidad social, Incompetencia/Fracaso, Culpa/
Castigo, Culpa/Vergüenza.
4. Expectativas Razonables: Estándares inflexibles.
5. Límites realistas: Límites insuficientes.
Tras la administración, se procede a evaluar cada
esquema por separado, calculando el porcentaje de res-
puestas afirmativas. Se considera que aquellos sujetos
que hayan respondido afirmativamente a un 60 % o más
de los ítems correspondientes a alguno de los EDT, será
considerado que dicho esquema está activado.
La confiabilidad del cuestionario fue calculada a
través de The Kunder-Richardson Formula 20 (KR-20)
encontrando valores aceptables (.92).
2. Encuesta Ad Hoc
Es un instrumento creado específicamente para
la presente investigación que se compone de las siguien-
tes tres partes. La primera parte consta de una encues-
ta sociodemográfica en la que se recabaron datos sobre
edad, estado civil, nivel de escolaridad, cantidad y tipo
de cirugías estéticas realizadas hasta el momento, edad
en que se realizó la primera cirugía estética y los años
de antigüedad de esta primera operación. La segunda
parte consta de una escala con formato de respuesta tipo
Likert del 1 al 4 para conocer el nivel de satisfacción
que presenta la mujer con respecto a la última cirugía
estética realizada (1=Totalmente insatisfecha, 2=Mode-
radamente insatisfecha, 3=Moderadamente satisfecha,
4=Totalmente satisfecha). La tercera parte consta de una
segunda escala también con formato de respuesta tipo
Likert del 1 al 4 para conocer el grado de motivación
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
227
que presenta la mujer para realizar nuevas cirugías estéti-
cas en un futuro (1=Totalmente desmotivada, 2=Mode-
radamente desmotivada, 3=Moderadamente motivada,
4=Totalmente motivada).
Procedimiento
Las mujeres se contactaron a través de diversas
instituciones de salud que realizan cirugías estéticas en la
ciudad de Mendoza, Argentina. En un primer momen-
to, se realizó una entrevista con los directivos de las mis-
mas donde manifestaron su aceptación para colaborar
con la investigación.
Del listado de pacientes (y expacientes), se contac-
taron telefónicamente donde se comentó el propósito
de la investigación. Aquellas mujeres que manifestaron
su interés en participar se las citó en la institución don-
de fueron intervenidas y se les administraron los instru-
mentos de forma individual, previa firma del consenti-
miento informado.
La recolección de datos transcurrió entre los me-
ses de mayo y agosto, de 2015. Los análisis se realizaron
con el procesador estadístico SPSS 22.0.
Resultados
En función al primer objetivo de investigación,
describir cuáles son los EDT en mujeres argentinas adul-
tas que se hayan realizado al menos una cirugía estética,
se analizaron las frecuencias de mujeres con esquemas
activados. Se observó que solo dos esquemas no se en-
contraron activados en ninguna participante de la mues-
tra: Indeseabilidad Social e Incompetencia/Fracaso. A
su vez, el esquema Estándares Inflexibles se encuentra
activado en más del 50 % de la muestra, mientras que
los 12 restantes, se encuentran activados en menos del
50 % (Ver Tabla 1 y Figura 1).
Tabla 1. EDT en mujeres adultas con cirugías estéticas
(n=67)
EDT M (DE) Activado Desactivado
Dependencia .71 (1.01) 3 % 97 %
Sometimiento 2.92 (2.49) 1.5 % 98.5 %
Vulnerabilidad frente al daño 2.85 (1.88) 3 % 97 %
Miedo a perder el autocontrol 1.31 (1.58) 6 % 94 %
Deprivación Emocional 1.23 (2.13) 4.5 % 95.5 %
Abandono/Pérdida 1.11 (1.24) 6 % 94 %
Desconfianza 1.88 (2.13) 4.5 % 95.5 %
Aislamiento Social .55 (.97) 4.5 % 95.5 %
Defectos/Despreciabilidad .73 (.56) 1.5 % 98.5 %
Indeseabilidad Social 1.44 (.83) 0 % 100 %
Incompetencia/Fracaso .38 (.81) 0 % 100 %
Culpa/Castigo 1.43 (1.29) 1.5 % 98.5 %
Culpa/Vergüenza .71 (1.13) 7.5 % 92.5 %
Estándares Inflexibles 6.14 (2.60) 52.2 % 47.8 %
Límites Insuficientes 2.95 (2.14) 25.4 % 74.6 %
Activación EDT
0%
10%
20%
30%
40%
50%
60%
Dependencia
Sometimiento
Vulnerabilidad
Miedo/Autocontrol
Deprivacion E.
Abandono
Desconfianza
Aislamiento S.
Defectos
Indeseabilidad S.
Incompetencia
C.Castigo
C.Verguenza
Estandares I.
Limites I.
EDT
Activación
Figura 1. Activación de los EDT en mujeres adultas con ci-
rugías estéticas (n=67)
A partir del segundo objetivo: analizar si existe
relación entre los EDT con la satisfacción con la última
cirugía estética realizada, y con la motivación para reali-
zar nuevas cirugías estéticas; se analizó si existían corre-
laciones significativas entre los EDT con estas variables
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
228
aplicando el coeficiente de correlación Spearman ya que
dos variables (Satisfacción/Motivación) presentan nivel
de medición ordinal.
Tabla 2. Correlaciones significativas entre EDT y
satisfacción/motivación (n=67)
Satisfacción Motivación
Dependencia
rho
n.s.
.272
p .026
Deprivación Emocional
rho
n.s.
.264
p .031
Aislamiento Social
rho -.374
n.s.
p .002
Indeseabilidad Social
rho
n.s.
.247
p .044
Incompetencia/Fracaso
rho
n.s.
.246
p .045
Nota: Solo se expresan en la Tabla aquellas correlaciones significativas
(p < . 05)
En relación a la satisfacción de la mujer con res-
pecto a la última cirugía estética realizada se encontraron
dos correlaciones significativas negativas de pequeña in-
tensidad (rho < .50) según Martínez Ortega, Tuya Pen-
dás, Martínez Ortega, Pérez Abreu & Cánovas (2009),
con Estándares Inflexibles (p < .05) y Aislamiento Social
(p < .01): A mayor valor de los esquemas Aislamiento
Social y Estándares Inflexibles, menor grado de satisfac-
ción con respecto a la última cirugía estética realizada.
Con respecto a la variable motivación hacia nue-
vas cirugías estéticas, se observan correlaciones signifi-
cativas de pequeña intensidad débil (rho < .50) según
los criterios de Martínez Ortega et al. (2009), con los si
-
guientes esquemas: Dependencia (p < .05), Deprivación
Emocional (p < .05), Indeseabilidad Social (p < .05),
Incompetencia/Fracaso (p < .05), Límites Insuficientes
(p < .05) y Estándares Inflexibles (p < .001). A mayor
valor de estos esquemas mencionados, mayor grado de
motivación para realizar nuevas cirugías estéticas.
El tercer objetivo de la investigación (Indagar si
existen relaciones significativas entre los EDT con las
siguientes variables relacionadas a las cirugías estéticas:
cantidad y tipo de cirugías estéticas realizadas y edad y
antigüedad de la primera cirugía estética; y si existen re-
laciones significativas entre las siguientes dos variables
sociodemográficas: estado civil y nivel de escolaridad,
con la satisfacción con la última cirugía estética y mo-
tivación para realizar nuevas cirugías de este tipo) nos
permitió arribar a dos grupos de resultados.
Tabla 3. Correlaciones significativas entre EDT con:
cantidad de cirugías estéticas, edad y antigüedad de la
primera cirugía
Cantidad de
cirugías
estéticas
Edad de la
primera cirugía
Antigüedad de
la primera
cirugía
Desconfianza
r
n.s.
-.263
n.s.
p .031
Indeseabilidad
Social
r .277
n.s. n.s.
p .023
Culpa/Castigo
r .250
n.s. n.s.
p .041
Vulnerabilidad
frente al daño
r
n.s. n.s.
-.315
p .009
Nota: Solo se expresan en la Tabla aquellas correlaciones significativas
(p < . 05)
En primer lugar, se analizó si existía una correla-
ción significativa entre los EDT y tres variables relacio-
nadas a las cirugías estéticas: cantidad de intervenciones
quirúrgicas estéticas realizadas hasta el momento, edad y
antigüedad de la primera cirugía, utilizando el coeficien-
te de correlación de Pearson (Tabla 3). Con respecto a la
cantidad de cirugías estéticas realizadas hasta el momen-
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
229
to, se presentaron dos correlaciones significativas positi-
vas de magnitud pequeña (r < .30) según Aron & Aron
(2001), con los siguientes esquemas: Indeseabilidad So-
cial (p < .05) y Culpa/Castigo (p < .05): A mayor canti-
dad de cirugías estéticas realizadas, mayor valor en estos
esquemas mencionados. En relación a la edad de las mu-
jeres al realizarse la primera cirugía estética, se encontró
una correlación significativa de pequeña magnitud (r <
.30) (Aron & Aron, 2001) con Desconfianza (p < .05): A
menor edad al realizarse la primera cirugía estética, ma-
yor valor en este esquema mencionado. Por último, se
observa una correlación significativa negativa moderada
(r < .49) (Aron & Aron, 2001) entre la antigüedad de la
primera cirugía estética realizada y el esquema Vulnera-
bilidad frente al daño (p < .01): A mayor antigüedad de
la primera cirugía estética, menor valor en este esquema.
Una cuarta variable relacionada a la cirugía esté-
tica estudiada fue el tipo de cirugía. Se analizó si exis-
tían diferencias significativas entre los tipos de cirugías
estéticas y los EDT. Para ello se utilizó la prueba no pa-
ramétrica U de Mann Whitney donde se compararon
los tipos más representativos: cirugía mamaria (n= 40) y
rinoplastia (n= 16), a partir de la cual no se encontraron
diferencias significativas.
Seguidamente se analizó si existían diferencias sig-
nificativas con los niveles de satisfacción con respecto a
la última cirugía estética realizada y de motivación para
realizar nuevas cirugías de este tipo en un futuro, en las
mujeres de acuerdo a dos variables sociodemográficas:
estado civil (solteras y casadas) y nivel de escolaridad (te-
niendo en cuenta solo los dos grupos más representati-
vos: secundario completo y terciario/universitario com-
pleto). Utilizando la prueba no paramétrica U de Mann
Whitney no se encontraron resultados significativos.
Discusión
Comenzando por el primer objetivo de la pre-
sente investigación, los resultados arrojaron que más de
la mitad de las mujeres de la muestra presentan el es-
quema Estándares Inflexibles activado, lo que equivale
a decir, expectativas extremadamente altas respecto a sí
mismas con énfasis excesivo en el logro y reconocimien-
to, incluso a expensas de la felicidad, placer y salud. Las
acompaña la creencia de que ninguno de sus logros será
suficiente y la dificultad para sentirse satisfechas frente
a sus rendimientos, ocupándose de actuar y funcionar
cada vez con mayor esfuerzo (Young et al., 2003). Podría
decirse que en esta búsqueda del logro y reconocimiento
la persona considera lo que la sociedad y la cultura im-
ponen y proponen como ideal. En relación a esto últi-
mo, se ha reconocido que existe un crecimiento de una
cultura de consumismo en donde el culto al cuerpo se
ha vuelto un fenómeno de masas y ha asumido una im-
portante dimensión social (Dorneles de Andrade, 2010;
Henderson-King & Brooks, 2009). A su vez, se ha con-
cluido que los medios de comunicación masivos juegan
un papel esencial en la determinación del ideal de be-
lleza física, en las percepciones y valoraciones acerca del
cuerpo en la actualidad y que influencian positivamente
la actitud hacia la cirugía estética e incluso promueven
a la decisión de llevarla a cabo (Aafjes, 2008; Markey
& Markey, 2010; Sharp et al., 2014; Sperry et al., 2009;
Swami et al., 2009). A partir de esto, podría conjeturarse
que será aquella mujer que presente activado el esquema
Estándares Inflexibles quien tenderá a buscar un cum-
plimiento de estas expectativas e ideales de belleza física
que impone la sociedad, tomando los caminos que la
misma propone para alcanzarlos, como la cirugía esté-
tica, más que aquellas mujeres que no presentan este
esquema activado.
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
230
Por otro lado, es importante aclarar que son va-
rias las investigaciones previas que centran su atención
en los EDT en diversas poblaciones y en relación a di-
ferentes variables. Se han estudiado en jugadores pato-
lógicos, homosexuales, hipertensos, depresivos, sujetos
con conducta criminal, con problemas interpersonales,
pacientes oncológicos, con trastornos de ansiedad y con
problemas de consumo de alcohol, entre otros (Agudelo
Vélez, Casadiegos Garzón & Sánchez Ortiz, 2008; Baha-
món Muñetón, 2013; Ferrel, Peña, Gómez y Pérez, 2009;
Ferrel Ortega, González Ortíz & Mazeneth, 2013; León,
Salazar y Puerta, 2013; Londoño et al., 2012; Restrepo y
Zambrano Cruz, 2013).
A su vez, también se han estudiado variables psi-
cosociales en relación a las cirugías estéticas tanto en po-
blaciones que se han realizado cirugías como en pobla-
ciones que no han llevado a cabo ninguna intervención
quirúrgica de este tipo. Sin embargo, ninguna investiga-
ción ha estudiado los EDT en poblaciones que se han
realizado al menos una cirugía estética. Por lo tanto, en
futuras investigaciones sería de interés profundizar en
ambas variables (EDT y cirugía estética), con el objetivo
de conocer aspectos cognitivos en sujetos con cirugías
estéticas, generando diversos resultados que permitan
ser contrastados.
Avanzando hacia el segundo objetivo de esta in-
vestigación, en primer lugar, al analizar si existe relación
entre los EDT con la satisfacción de la mujer con su úl-
tima cirugía estética realizada, se descubrieron dos corre-
laciones significativas negativas con Estándares Inflexi-
bles y Aislamiento Social. Los resultados permitieron
conocer que a mayor valor de estos esquemas, menor es
el grado de satisfacción con respecto a la última cirugía
estética realizada.
En investigaciones previas se destaca la importan-
cia de detectar mediante un proceso previo a la interven-
ción quirúrgica (Selección del Paciente), pacientes con
ciertas características o trastornos psicológicos debido a
los bajos niveles de satisfacción que suelen tener ante
el resultado de las cirugías estéticas (Chatham, 2012;
Dakanalis et al., 2013; Ericksen & Billick, 2012; Har-
th, 2010; Herrero Zerpa y Rondón, 2004; Khoo, 2009;
Koppmann Attoni, 2004; Shridharani et al.,2010; Vito-
lo, 2009; Ziglinas et al., 2014). Algunos investigadores
mencionan expectativas muy altas y demandas irreales
en relación a la intervención, lo cual coincide con el es-
quema Estándares Inflexibles (Koopmann Attoni, 2004;
Ziglinas et al., 2014). En relación al esquema Aislamien-
to Social, patrón cognitivo que genera un sentimiento
de estar aislado del resto del mundo, ser diferentes de los
demás, y/o no ser parte de ningún grupo (Young et al.,
2003), es importante aclarar que no se ha mencionado
al aislamiento social como una variable que afecta la sa-
tisfacción con respecto a la cirugía estética. Sin embargo,
Ziglinas et al., (2014), menciona pacientes con neurosis
descompensadas y cuadros de psicosis en relación a in-
satisfacción con la cirugía. En ambos casos podrían in-
ferirse ciertas fallas en el establecimiento de la conexión
con los demás de manera estable, confiable y duradera.
Es importante destacar que en la presente inves-
tigación no se encontraron correlaciones significativas
entre EDT de la dimensión Desvalorización y la satisfac-
ción con la cirugía estética realizada. La Desvalorización,
incluye esquemas relacionados a la expectativa de que
uno no será deseable para los demás. Son esquemas que
generan el sentimiento de ser intrínsecamente defectuo-
so y con fallas (Young et al., 2003). Esto último no coin-
cide con aquellas investigaciones en las que se ha desta-
cado que intensas preocupaciones sobre algunas partes
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
231
del cuerpo, la insatisfacción corporal y el trastorno dis-
mórfico corporal predicen bajos niveles de satisfacción
postoperatoria de los pacientes (Dakanalis et al., 2013;
Herrero Zerpa y Rondón, 2004; Ziglinas et al., 2014).
Continuando con el segundo objetivo, tras la sa-
tisfacción, se analizó si existe relación entre los EDT con
la motivación de la mujer para realizar nuevas cirugías
estéticas en un futuro. Se conoció que existen correlacio-
nes significativas positivas con los siguientes esquemas:
Dependencia, Deprivación Emocional, Indeseabilidad
Social, Incompetencia/Fracaso, Límites Insuficientes y
Estándares Inflexibles.
Antes de detallar cada uno de estos esquemas es
importante destacar que estos resultados no coinciden
con una investigación previa de Pullido Garzón (2015).
La misma manifiesta que el esquema Desconfianza/
Abuso es el que predice la aceptación de cirugías estéti-
cas en mujeres, entendiendo por aceptación una actitud
favorable hacia la misma y motivación para realizarla en
un futuro. Sin embargo, es importante aclarar que, por
un lado, se trata de mujeres que nunca se han realizado
cirugías estéticas y, por otro lado, que el autor arribó
a esta conclusión aplicando la versión del cuestionario
validada en Colombia que evalúa solo once EDT, dentro
de los que faltan dos de los esquemas correlacionados
significativamente en la presente investigación: Indesea-
bilidad Social e Incompetencia/Fracaso.
Estos últimos dos esquemas, pertenecen a la di-
mensión Desvalorización. El primero de ellos, Indesea-
bilidad Social, es un esquema que lleva a la creencia de
que uno es indeseable para los demás (torpe, sexualmen-
te indeseable, bajo estatus, pobre en habilidades y con-
versaciones, necio). En segundo lugar, Incompetencia/
Fracaso es la creencia de que uno es fracasado (inepto,
sin talento) en relación a los pares, en las áreas de logro
(escuela, carrera, deportes, etc.) (Young et al., 2003). Los
resultados permitieron conocer que a mayor valor de es-
tos esquemas, mayor grado de motivación para realizar
nuevas cirugías estéticas en un futuro. Por un lado, esto
coincide con los hallazgos de investigaciones que han in-
dagado acerca de las motivaciones en mujeres para llevar
a cabo una mamoplastia. En ellas pueden reconocerse
motivaciones que hacen referencia a una desvaloriza-
ción personal, ser poco deseable y atractivo para el otro,
el creerse en menor nivel de competencia en relación
a pares y el sentirse diferentes del resto de las mujeres,
con inseguridad e incomodidad en situaciones sociales.
Partiendo de ello, buscan sentirse más femeninas y atrac-
tivas, tener más confianza en sí mismas, sentirse menos
tímidas con los hombres, mejorar su vida sexual, facilitar
el encuentro de una pareja y conseguir un trabajo (Niko-
lic et al., 2013; Rubin et al., 2009). Por otro lado, los
resultados coinciden con otras investigaciones que han
concluido que suele predominar una insatisfacción con
la imagen corporal (Acuña, 2010; Carrion, 2011; Pullido
Garzón, 2015) y trastornos de la imagen corporal (como
el trastorno dismórifco corporal) en sujetos que solicitan
cirugía (Chung-Sheng et al., 2010; Dakanalis et al., 2013;
Shridharani et al., 2010).
Al esquema Deprivación Emocional también se
lo encontró correlacionado de manera positiva con la
motivación para realizar nuevas cirugías estéticas. Podría
pensarse esta correlación en función de estos hallazgos
descritos sobre insatisfacción de la imagen corporal ya
que también en la Deprivación Emocional se pone en
juego el no ser deseable y ser desvalorizado por el otro:
lleva a la expectativa de que los propios deseos de apoyo
emocional no serán satisfechos por los otros sintiéndose
privado de cariño, protección y empatía (Young et al.,
2003).
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
232
Por otro lado, en cuanto a las correlaciones po-
sitivas entre los esquemas Dependencia, Límites Insu-
ficientes y Estándares Inflexibles y la motivación para
nuevas cirugías, podría pensarse que coinciden con los
hallazgos de los estudios sobre influencias sociocultura-
les mencionados.
En primer lugar, con respecto al esquema Depen-
dencia, podría inferirse que a mayor valor del esquema,
más expuesta se encontrará la persona a funcionar de
manera dependiente en el mundo, dejándose llevar por
lo que los otros y la sociedad imponen, en este caso,
una cultura de consumismo donde el culto del cuerpo
se ha vuelto un fenómeno de masas con ayuda de los
mensajes de medios de comunicación, promoviendo a
diversos procedimientos estéticos (Aafjes, 2008; Dorne-
les de Andrade, 2010; Henderson-King & Brooks, 2009;
Markey & Markey, 2010; Sharp et al., 2014; Sperry et al.,
2009; Swami et al., 2009). A su vez, esto coincide con
lo hallado sobre la influencia de otros significativos: un
sujeto presenta mayor aceptación de las cirugías estéticas
si algún miembro de la familia ya se ha realizado al me-
nos una cirugía estética obteniendo buenos resultados
(Castañeda et al., 2013).
En segundo lugar, con respecto a la correlación
encontrada entre motivación para realizar nuevas ciru-
gías estéticas y Estándares Inflexibles, podría deducirse
que la persona que presenta mayor valor en este esque-
ma tenderá a buscar un cumplimiento de estas expecta-
tivas extremadamente altas que impone la sociedad con
respecto a la belleza física incluso a expensas de la felici-
dad, placer y salud, estando motivada para realizarse más
de una cirugía estética.
En tercer y último lugar, con respecto al esque-
ma Limites Insuficientes, se podría pensar que frente a
esta sociedad descrita, aquella mujer que presente mayor
valor en este esquema tendrá mayor dificultad para au-
tocontrolarse y limitarse a solo una cirugía estética. Es
decir, al ser sus límites internos insuficientes estaría más
propensa a dejarse llevar por el fenómeno de masas en
búsqueda del ideal de belleza propuesto.
También encontraron correlaciones significativas
entre EDT y variables relacionadas a la cirugía estética.
Con respecto a la cantidad de cirugías estéticas rea-
lizadas, se presentaron dos correlaciones significativas
positivas con Indeseabilidad Social y Culpa/Castigo: A
mayor valor en estos esquemas, mayor cantidad de ciru-
gías estéticas realizadas. Son dos esquemas pertenecien-
tes a la dimensión Desvalorización, a partir de los cuales
se vive con la expectativa de que no se será deseable para
los demás en ninguna de las siguientes formas: atracción
física, habilidades sociales, integridad moral, etc. A su
vez, en el esquema Culpa/Castigo predomina la creen-
cia de ser moral o éticamente malo e irresponsable y me-
recedor de crítica o castigo (Young et al., 2003). Por un
lado esto coincide con investigaciones previas que con-
cluyeron que suele predominar una insatisfacción con la
imagen corporal (Acuña, 2010; Carrion, 2011; Pullido
Garzón, 2015) y trastornos de la imagen corporal (como
el trastorno dismórfico corporal) en sujetos que solici-
tan cirugía (Chung-Sheng et al., 2010; Dakanalis et al.,
2013; Shridharani et al., 2010). Por otro lado, estando
en una sociedad con las características descritas anterior-
mente: en la que existe un crecimiento de la cultura del
consumismo en donde el culto del cuerpo ha asumido
una importante dimensión social (Dorneles de Andra-
de, 2010; Henderson-King & Brooks, 2009) y en donde
los medios de comunicación masivos determinan ideales
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
233
de belleza física promoviendo actitudes positivas hacia
la cirugía estética para alcanzarlos (Aafjes, 2008; Markey
& Markey, 2010; Sharp et al., 2014; Sperry et al., 2009;
Swami et al., 2009), se podría pensar que aquellos que
se sienten desvalorizados, indeseables y errados, tratarán
de ser parte de esta sociedad tratando de alcanzar lo que
la misma propone: tanto el ideal como los caminos para
ello (cirugía estética). Ahora bien, al ser los esquemas
estructuras autoperpetuadoras, resistentes al cambio y
persistentes a lo largo de la vida (Young et al., 2003),
la cirugía no los modificaría y es así como continuaría
la conducta del sujeto de realizarse nuevas cirugías es-
téticas en un futuro en respuesta a estos esquemas de
desvalorización.
En relación a los tipos de cirugías estéticas es impor-
tante destacar que se encontraron tres tipos diferentes:
mamoplastias (59,7 %), rinoplastias (23,9 %) y abdo-
menplastias (3 %). Estos porcentajes coinciden con lo
revelado por la Sociedad Internacional de Cirugía Plás-
tica Estética-ISAPS (2011) que indica que las mamoplas-
tias de aumento se han convertido en el procedimiento
quirúrgico más popular (17 %), seguido por rinoplastia
(9,4 %) y abdomenplastia (7,3 %). A su vez, aquí no se
encontraron diferencias significativas entre los dos tipos
de cirugías estéticas más presentes en la muestra (mamo-
plastia y rinoplastia) con los EDT. Podría pensarse que
los tipos de cirugía no dependen de los valores en los
EDT. Es importante destacar que estas variables (tipo
de cirugía y aspectos cognitivos como EDT) no han sido
foco de estudio en investigaciones previas. Por ello, se
podría visualizar a este camino de investigación como
uno nuevo por comenzar a recorrer.
Con respecto a la edad de las mujeres al realizarse la
primera cirugía estética, se encontró una correlación signi-
ficativa negativa con el esquema Desconfianza/Abuso: a
menor edad al realizarse la primer cirugía, mayor valor
en este esquema mencionado. Este resultado podría re-
lacionarse con los hallazgos ya comentados de Pullido
Garzón (2015) quien afirma que este esquema es el que
predice la aceptación de cirugías estéticas en mujeres.
Podría pensarse que la mujer que presenta mayor valor
en este esquema tomará la decisión de realizarse una
cirugía estética más rápido y temprano en su vida que
aquella mujer que presenta bajos niveles en el mismo.
En lo referente a la antigüedad de la primera cirugía
estética realizada, se observa una correlación significativa
negativa con el esquema Vulnerabilidad frente al daño.
Es un esquema que lleva a la creencia de que en cual-
quier momento ocurrirá un suceso sin previo aviso, tales
como crisis médicas, emocionales o naturales, que los
puede afectar junto con la sensación de que no podrán
protegerse del mismo (Young et al., 2003). Los hallazgos
permiten decir que a mayor antigüedad de la primera
cirugía estética, menor valor en este esquema.
Frente a ello, podría pensarse a la situación qui-
rúrgica como capaz de generar mayores valores del esque-
ma Vulnerabilidad frente al daño, un aumento que, tras
la cirugía, con el paso del tiempo, volvería a disminuir.
Es de gran importancia aclarar que esto planteado no
coincidiría con la característica de rigidez del esquema
cognitivo de Beck y Young. Ambos definen al esquema
cognitivo como estructura que se mantiene rígidamente
y se resiste al cambio, es decir, como un patrón de pensa-
miento estable y duradero a lo largo de la vida. Agregan
que generalmente no suele superarse sin terapia (Beck
& Freeman, 1995; Young et al., 2003). A su vez, esta va-
riación coincide con aquellas investigaciones previas con
diseño pre-post que buscan conocer el impacto de las
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
234
intervenciones quirúrgicas estéticas sobre diversos aspec-
tos psicológicos del paciente. Los hallazgos permiten re-
conocer diferencias significativas en variables psicológi-
cas entre el antes y el después de la cirugía: disminución
de depresión (o sintomatología depresiva) y de niveles de
ansiedad, incremento en la valoración subjetiva positiva
de la imagen corporal y mejoramiento de la autoestima,
calidad de vida y relaciones de pareja (Benito et al., 2010;
Eriksen, 2012; Klassen, Jenkinson, Ftzpatrick &Gooda-
cre, 1996; Magdziarz-Orlitz et al., 2012; Moos & Harris,
2009; Rankin et al., 1998; Von Soest et al., 2008; Von
Soest et al., 2012).
Finalizando la discusión del tercer objetivo, en se-
gundo lugar, en relación a las variables sociodemográfi-
cas, nivel de escolaridad y estado civil, se arribó al resultado
de que no existen diferencias significativas entre las mu-
jeres solteras y casadas, ni entre mujeres con diferentes
niveles educativos, en relación a la satisfacción con la
cirugía estética realizada y con la motivación para reali-
zarse más cirugías. Con respecto al estado civil, una in-
vestigación concluyó que uno de los motivos que presen-
tan las mujeres solteras para realizarse una mamoplas-
tia de aumento era facilitar el encuentro de una pareja
(Nikolic et al., 2013). Partiendo de este hallazgo podría
pensarse que se encontrarían diferencias significativas
entre mujeres solteras y casadas en función del nivel de
motivación para realizar más cirugías estéticas siendo las
primeras, las solteras, las más motivadas. Sin embargo
esto no coincide con los resultados del presente estudio.
Por último, podría pensarse que la satisfacción con la ci-
rugía estética y la motivación para realizar más interven-
ciones, no dependen de los niveles de escolaridad. Sin
embargo, vale aclarar que en la presente investigación la
mayoría de las mujeres de la muestra han concluido sus
estudios secundarios (44,8 %) y terciarios/universitarios
(53,7 %) siendo solo el 1,5 % aquellas mujeres que no
han completado sus estudios secundarios. Sería intere-
sante obtener una muestra más heterogénea en lo que
concierne a niveles de escolaridad para lograr un mejor
análisis de los datos en futuras investigaciones.
A su vez, si se considera a los EDT como patrones
cognitivos desarrollados durante la infancia temprana
a partir de un ambiente social y familiar (Young et al.,
2003) se estaría considerando a los EDT como estruc-
turas aprendidas durante los primeros procesos educati-
vos. Sería interesante, por lo tanto, considerar en futuras
investigaciones, no solo los niveles de escolaridad sino
también variables que hacen a la educación temprana
para luego establecer correlaciones con variables quirúr-
gicas.
Para concluir, se encontraron múltiples resulta-
dos significativos entre los EDT con las variables anali-
zadas. Algunos permiten afirmar que los EDT no se mo-
dificarían a partir de la intervención quirúrgica (como
por ejemplo la cantidad de cirugías estéticas), mientras
que otros resultados podrían señalar que los EDT son
plausibles de sufrir modificaciones (como la relación
significativa con la antigüedad de la primera cirugía).
Es importante destacar que son varias las investigacio-
nes previas con diseño pre-post que hallaron diferencias
significativas en variables psicológicas entre el antes y el
después de la cirugía (Benito et al., 2010; Eriksen, 2012;
Klassen et al., 1996; Magdziarz-Orlitz et al., 2012; Moos
& Harris, 2009; Rankin et al., 1998; Von Soest et al.,
2008; Von Soest et al., 2012) sin considerar, ninguna de
ellas, los EDT. Podría ser esto un nuevo camino de in-
vestigación que permitiría responder a la pregunta de si
los EDT se modifican o se mantienen tras una cirugía
estética sin realizar psicoterapia.
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
235
Referencias
Aafjes, M. (2008). Belleza producida y cuerpos maleables.
(Tesis de maestría). Facultad Latinoamericano de
Ciencias Sociales (FLACSO). Buenos Aires, Ar-
gentina.
Aron, A., y Aron, E. (2001). Estadística para Psicología.
Buenos Aires: Prentice Hall.
Acuña, E.A. (2010). Estructuración psíquica en mujeres
con múltiples cirugías estéticas. Revista de Psicoa-
nálisis, Psicoterapia y Salud Mental, 7(3), 1-35
Adams, J. (2010). Motivational narratives and as-
sessments of the body after cosmetic surgery.
Qualitative health research, 20(6), 755-767. Doi:
10.1177/1049732310362984
Agudelo-Vélez, D. M., Casadiegos-Garzón, C. P., y Sán-
chez-Ortiz, D. L. (2008). Relación entre esquemas
maladaptivos tempranos y características de an-
siedad y depresión en estudiantes universitarios.
Universitas Psychologica, 8(1), 87-104.
Akbudak, M., Belli, H., Belli, S., Cim, E.F., Oktay, M.F.,
Pehlivan, B., y Ural, C. (2013). Psicopatología y
comorbilidad psiquiátrica en pacientes que bus-
can rinoplastia por razones cosméticas. The West
Indian medical journal, 62(5), 481-486.
Bahamón Muñetón, M. J. (2013). Relación entre esque-
mas inadaptativos, distorsiones cognitivas y sínto-
mas de ludopatía en jugadores de casinos. Pensa-
miento Psicológico, 11(2), 89-102.
Beck, A. T., & Freeman, A. (1995). Terapia cognitiva de
los trastornos de personalidad. Barcelona: Paidós Ibé-
rica.
Benito Ruiz, J., Botella García del Cid, L., y Ribas Ra-
bert, E. (2010). Efectos de la cirugía estética y los
tratamientos estéticos sobre la imagen corporal, la
autoestima y las relaciones de pareja: implicancias
para la psicoterapia. Apuntes de Psicología, 28(3),
457-472.
Calogero, R., Pina, A., Park, L., & Rahemtulla, Z. (2010).
Objectification theory predicts college women’s
attitudes toward cosmetic surgery. Sex Rols, 63(1),
32-41. Doi: 10.1007/s11199-010-9759-5
Calogero, R. M., Pina, A., & Sutton, R. M. (2014). Cut-
ting Words: Priming self-objetification increases
women’s intention to pursue cosmetic surgery.
Pychology of women quarterly, 38(2), 197-207. Doi:
10.1177/0361684313506881
Calvete, E., Estévez, A., Lopez de Arrayobe, E., & Ruiz, P.
(2005). Schema questionnaire–short form: Struc-
ture and relationships with automatic thoughts
and symptoms of affective disorders. European
Journal of Psychological Assessment, (21), 90-99.
Carrion, C. (2011). Body Dissatisfaction as a mediator
of the relationship between disordered eating and
cosmetic surgery acceptance among Colombian
university students. Journal of cognitive & behabioral
psuchotherapies, 11(2), 143-156.
Castañeda, I., Londoño Pérez, C., Cabarcas Acosta, K.,
Arenas Ortegón, A., Cortés Ladino, A., González
Rojas, S., y Medina, M. M. (2013). Ansiedad, de-
presión, afrontamiento y TCA como predictores
de cirugías plásticas cosméticas. Suma Psicológica,
20(2), 251-261. Doi: 10.14349
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
236
Castrillón, D. A., Chaves, L., Ferrer, A., Londoño,
N. H., Maestre, K., Marín, C., & Schnitter, M.
(2005). Validación del Young Schema Question-
naire Long Form-Second Edition (YSQ-L2) en
población colombiana. Revista Latinoamericana de
Psicología, 37(3), 541-560.
Cazassa, M.J. (2007). Mapeamento dos esquemas cogniti-
vos: validação da versão brasileira do Young Schema
Questionnaire-Short Form (Tesis de maestría). Pon-
tifícia Universidade Católica do Rio Grande do
Sul, Porto Alegre.
Chatham, D. R. 2012). Avoiding and correcting com-
plications in facial plastic surgery: patient se-
lection. Facial Plastic Surgery, 28(3), 253-259.
Doi: 10.1055/s-0032-1312704
Chung-Sheng, L., Su-shin, L., Yi-Chun, Y., & Cheng-
Sheng, C. (2010). Body dysmorphic disorder in
patientes with cosmetic surgery. Kaohsiung Journal
of Medical Sciences, 26(9), 478-482. Doi: 10.1016/
S1607-551X (10)70075-9
Cid, J., Tejero, A., & Torrubia, R. (1997). Adaptación es-
pañola del Cuestionario de Esquemas de Young. (Ma-
nuscrito no publicado).
Dakanalis, A., Di Mattei, V. E., Zanetti, A. M., Clerici,
M. Madeddu, F., Riva, G., & Baruffaldi Preis, F.
(2013). Personality and body image disorders in
cosmetic surgery settings: prevalence, comorbidi-
ty and evaluation of their impact on post-opera-
tive patient’s satisfaction. European Psychiatry, 28,
1-1. Doi: 10.1016/S0924-9338(13)77397-8
Dorneles de Andrade, D. (2010). On norms and bodies:
findings from field research on cosmetic surgery
in Rio de Janeiro, Brazil. Reproductive Health
Matters, 35(18), 74-83. Doi: 10.1016/S0968-
8080(10)35519-4
Eriksen, S. J. (2012). To cut or not to cut cosmetic sur-
gery usage and women’s age-related experiences.
International Journal of Aging & Human Develop-
ment, 74(1), 1-24. Doi: 10.2190/AG.74.1.a
Ericksen, W., & Billick, S. (2012). Psychiatric Issues in
Cosmetic Plastic Surgery. Psychiatric Quarterly,
83(3), 343-352. Doi: 10.1007/s11126-012-9204-8
Ferrel Ortega, F. R., González Ortíz, J., & Mazeneth,
Y. (2013). Esquemas maladaptativos tempranos y
creencias irracionales en un grupo de homosexua-
les masculinos, de la ciudad de Santa Marta, Co-
lombia. Psicología desde el Caribe, 30(1), 36-66.
Ferrel, R., Peña, A., Gómez, N., y Pérez, K. (2009). Es-
quemas maladaptativos tempranos en pacientes
diagnosticados con cáncer atendidos en tres cen-
tros oncológicos de la ciudad de Santa Marta (Co-
lombia). Psicología desde el Caribe, 24.
Ferreres, M., & Manrique, M. (2014). Cirugía plástica,
estética y reparadora. En M. E. Manrique (Ed.).
Cirugía. Buenos Aires: Editorial Médica Paname-
ricana.
Glaser, B., Campbell, L., Calhoun, G., Bates, J., y Pe-
trocelli, J. (2002). The Early Maladaptive Schema
Questionnaire-Short Form: A construct validity
study. Measurement and Evaluation in Counselling
and Development, 35(1), 2-13.
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
237
Harth, W. (2010). Psychosomatic disturbances and cos-
metic surgery. European Dermatology, 5, 77-80.
Doi: 10.1111/j.1610-0387.2007.06293.x
Henderson-King, D., & Brooks, K. (2009). Materia-
lism, sociocultural appearance messages and pa-
ternal attitudes predict college women’s attitu-
des about cosmetic surgery. Psychology of Women
Quarterly, 33(1), 133-142. Doi: 10.1111/j.1471-
6402.2008.01480.x
Hernández Sampieri, R., Fernández Collado, C., & Bap-
tista Lucio, P. (2014). Metodología de la Investiga-
ción. (6° Ed.). México D.F.: McGraw –Hill Intera-
mericana Editores.
Herrero Zerpa, R., y Rondón, R. (julio, 2004). Medicina
estética y Psiquiatría. International Journal of Cos-
metic Medicine and Surgery, 6(2), 20-22.
Khoo, C. (2009). Risk reduction in cosmetic surgery.
Clinical Risk, 15(6), 237-240. Doi: 10.1258/
cr.2009.090049
Klassen, A., Jenkinson, C., Fitzpatrick, R., & Goodacre,
T. (1996). Patients’ health realted quality of life
before and after aesthetic surgery. The Journal of
Plastic, Reconstructive and Aesthetic Surgery, 49(7),
433-438. Doi: 10.1016/S0007-1226(96)90025-9
Koppmann Attoni, A. (2004). Psiquiatría de enlace y
cirugía. Revista Chilena de Cirugía, 56(6), 517-522.
León, A., Salazar, A., y Puerta, D. (2013). Esquemas
maladaptativos tempranos en sujetos con organi-
zación de significado personal depresiva. Revista
Katharsis, 16, 99-120.
León, K., y Sucari, C. (2012). Adaptación del cuestionario
de Esquemas de Young en adolescentes de dos distritos
de Lima Sur (Tesis de grado). Universidad Femeni-
na del Sagrado Corazón, Perú.
Londoño, N., Schnitter, M., Marín, C., Calvete, E.,
Ferrer, A., Maestre, K., Chaves & Castrillón,
D. (2012). Young Schema Questionnaire-Short
Form: validación en Colombia. Universitas Psycho-
logica, 11(1), 147-164.
López Pell, A. F., Rondón, J. M., & Cellerino, C. (2012).
Relaciones entre esquemas tempranos inadapta-
dos y afectividad positiva y negativa. Ciencias Psi-
cológicas, 6(2), 149-173.
Magdziarz-Orlitz, J., Gerlicz-Kowalczuk, Z. A., &
Dziankowska-Bartkwoiak, B. (2012). Self-reported
depresión and sense of disease in cosmetic pa-
tients. Advances in Dermatology & Allergology, 29(4),
267-274. Doi: 10.5114/pdia.2012.30466.
Markey, C. N., & Markey, P. M. (2010). A correlatio-
nal and experimental examination of reality te-
levision viewing and interest in cosmetic surgey.
Body Image, 7 (2), 165-171. Doi: 10.1016/j.bod-
yim.2009.10.006
Martínez Ortega, R. M., Tuya Pendás, L. C., Martínez
Ortega, M., Pérez Abreu, A., & Cánovas, A. M.
(2009). El coeficiente de Correlación de los Ran-
gos de Spearman, caracterización. Revista Habane-
ra de Ciencias Médicas, 8(2).
Moss T. P., & Harris D. L. (2009). Psychological
change after aesthetic plastic surgery. Psycho-
logy, Health and Medicine, 14(5), 567-572. Doi:
10.1080/13548500903112374
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
238
Mulkens, S., Bos, A. E. R., Uleman, R., Muris, P., Mayer,
B., & Velthuis, P. (2012). Psychopathology symp-
toms in a sample of female cosmetic surgery pa-
tients. International Journal of Plastic, Reconstructive
& Aesthetic Surgery, 65(3), 321-327. doi:10.1016/j.
bjps.2011.09.038
Nikolic, J., Janjic, Z., Marinkovic, M., Petrovih, J., &
Bozic, T. (2013). Psychosocial characteristics and
motivacional factors in woman seeking cosmetic
breast augmentation surgey. Vojnosanitetski pregled:
Military medical & pharmaceutical journal of Serbia,
70(10), 940-946. Doi: 10.2298/VSP1310940N
Oshima, F., Nishinaka, F., Iwasa, K., Ito, E., & Shimizu,
E. (2014). Autism spectrum traits in adults affect
mental health status via early maladaptive sche-
mas. Psychology Research, 5, 336-344.
Piracés, A. (1995). Cuestionario de Esquemas Desadaptati-
vos Tempranos. Documento de trabajo. Universi-
dad del Aconcagua. Facultad de Psicología. Men-
doza, Argentina.
Prado, A., Andrades, P., Sepúlveda, S., Benítez, S., & De
Carolis, V. (2005). Cirugía Estética. En P. Andra-
des & S. Sepúlveda (Eds.), Cirugía plástica esencial
[versión electrónica]. Recuperado de http://www.
patricioandrades.cl/w/cirugia-plastica-esencial/
Pullido Garzón, D. C. (2015). Factores sociodemográficos
y de salud, esquemas maladaptativos y satisfacción/
insatisfacción con la imagen corporal como predictores
de la aceptación de cirugías plásticas estéticas (Tesis
de Maestría). Universidad Católica de Colombia,
Colombia.
Rankin, M., Borah, G., Perry, A., & Wey, P. D. (1998).
Quality of life outcomes after cosmetic surgery.
Plastic and Reconstructive Surgery, 102(6), 50-57.
Restrepo, A. Y., & Zambrano Cruz, R. (2013). Esquemas
maladaptativos tempranos en pacientes hiperten-
sos controlados en Segovia, Colombia. Pensando
Psicología, 16(9), 69-75. Doi: 10.16925
Riso, L. P., Du Toit, P. L., Stein, D. J., & Young, Y. E.
(2002). Cognitive Schemas and Core Beliefs in Psycho-
logical Problems. American Psychological Associa-
tion: Washington, DC.
Rodríguez Palacios, A. (2010). ¿Qué es la cirugía plástica?
Recuperado de http://www.rodriguezpalacios.
com.ar/cirugia-estetica/que-es-la-cirugia-plastica.
html
Rubin, L. R., Klassen, A., Cano, S. J., Hurley, K., & Pu-
sic, A. L. (2009). Motivations for breast surgery:
A qualitative comparison study of breast recons-
truction, augmentarion and reduction patients.
Breast Journal, 15(6), 666-667. Doi: 10.1111/j.1524-
4741.2009.00820.x
Sharp, G., Tiggemann, M., & Mattiske, J. (2014). The
role of media and peer influences in Australian
women’s attitudes towards cosmetic surgery.
Body Image, 11(4), 482-487. doi:10.1016/j.bod-
yim.2014.07.009
Shridharani, S. M., Magarakis, M., Manson, P. N., &
Rodriguez, E. D. (2010). Psychology of Plastic and
Reconstructive Surgery: A Systematic Clinical
Review. Plastic and Reconstructuve Surgery, 126(6),
2243-2251. Doi: 10.1097/PRS.0b013e3181f445ae
sAtisfAcción y motivAción de lA cirugíA estéticA en muJeres y su relAción con los esquemAs desAdAptAtivos temprAnos
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente
239
Sperry, S., Thompson, K., Sarwer, D., & Cash T. (2009).
Cosmetic surgery reality TV viewership: relations
with cosmetic surgery attitudes, body image and
disordered Eating. Annals of plastic surgery, 1(62),
7-11. Doi: 10.1097/SAP.0b013e31871e2cb8
Swami, V., & Mammadova, A. (2012). Associations bet-
ween consideration of cosmetic surgery, perfectio-
nism dimensions, appearance schemas, relation-
ship satisfaction, excessive reassurance seeking
and love styles. Individual differences research, 10(2),
81-94.
Swami, V., Taylor, R., & Carvalho, C. (2009). Accep-
tance of cosmetic surgery and celebrity worship:
evidence of associations among female undergra-
duates. Personality and Individual Differences, 47(8),
869-872. Doi: 10.1016/j.paid.2009.07.006
Vítolo, F. (2009). Aspectos médico-legales y manejo de
riesgos en cirugía estética. Biblioteca Virtual Noble.
Recuperado de http://www.nobleseguros.com/
ARTICULOS_NOBLE/33.pdf
Von Soest, T., Kvalem, L., Roald, H.E., & Skolleborg,
K.C. (2008). The effects of cosmetic surgery on
bodyimage, self-esteem, and psychological pro-
blems. The Journal of Plastic, Reconstructive and
Aesthetic Surgery, 62(10), 1238-1244. doi:10.1016/j.
bjps.2007.12.093
Von Soest, T., Kvalem, I. L., Skolleborg, K. C., & Roald,
H.E. (2009). Cosmetic surgery and the relations-
hip between extraversion and appearance satisfac-
tion: testing a transactional model of personality.
Journal of Research in Personality, 43(6), 1017-1025.
Doi: 10.1016/j.jrp.2009.07.001
Von Soest, T., Kvalem, I. L., & Wichstrom, L. (2012).
Predictors of cosmetic surgery and its effects on
psychological factors and mental health: a popu-
lation-based follow-up study among Norwegian fe-
males. Psychological medicine, 42(3), 617-626. Doi:
10.1017/S0033291711001267
Young, J.E. (1990). Cognitive therapy for personality disor-
ders: A schema focused approach. Sarasota, FL: Pro-
fessional Resource Press.
Young, J. E., Klosko, J. S., & Weishaar, M.E. (2003).
Schema Therapy: A Practitioner’s Guide. New York:
Guilford.
Ziglinas, P., Menger, D., & Georgalas, C. (2014). The
body dysmorphic disorder patient: to perform
rhinoplasty or not? European Archives of Oto-Rhi-
no-Laryngology, 271(9), 2355-2358. Doi: 10.1007/
s00405-013-2792-6
mAríA pAulA moretti, leAndro cAsAri
Psicogente, 20 (38): pp. 222-239. Julio-Diciembre, 2017. Universidad Simón Bolívar. Barranquilla, Colombia. ISSN 0124-0137 EISSN 2027-212X
http://revistas.unisimon.edu.co/index.php/psicogente

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Copyright (c) 2017 María Paula Moretti, Leandro Casari

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional.

ISSN: 2027-212X